Jaime Rosemberg.-En el auditorio de la Universidad Nacional del Litoral, en Santa Fe, el presidente Mauricio Macri (Juntos por el Cambio) y Alberto Fernández (Frente de Todos) extendieron la batalla electoral que comenzaron en las PASO y que culminará en las elecciones del próximo domingo 27.

La crisis económica, el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, la educación y la salud fueron algunos de los temas en los que el Presidente y el candidato del kirchnerismo confrontaron, a veces de manera ríspida.

Fernández, quien atacó a Macri desde el minuto uno, hizo hincapié en que el Presidente “les sacó plata a los que trabajan, a los jubilados, y va a dejar cinco millones de personas más en la pobreza”, mientras que Macri le respondió con la “herencia kirchnerista”, como su “aislamiento del mundo”, la “corrupción” y el “respaldo a la dictadura de Nicolás Maduro” en el país caribeño.

Roberto Lavagna (Consenso Federal), Juan José Gómez Centurión (NOS), José Luis Espert (Unite) y Nicolás del Caño (FIT Unidad) fueron los otros cuatro postulantes que formaron parte del primer debate presidencial y que volverán a verse las caras el próximo domingo, en la Facultad de Derecho.

Minutos después que el Presidente, con el mismo tono utilizado en su campaña, hablara en tono autocrítico de “problemas importantes que aún no resolvimos”, Fernández lanzó su primera estocada al recordar el debate del ballottage de 2015, entre Macri y Daniel Scioli. “Quien mintió es el Presidente y quien dijo la verdad está sentado aquí en la primera fila de este salón”, dijo Fernández, quien a partir de entonces se dedicó a fustigar a Macri en cada intervención e ignoró al resto. Afirmó, en el bloque destinado a las relaciones internacionales y la economía, que el Mercosur “está abandonado”, que “no se conocen” los detalles del acuerdo con la UE, que “no alcanza con las fotos y el G-20” para integrarse al mundo.

“No sé en qué país vive el Presidente, sinceramente. De los 39.000 millones que nos dio el FMI, 30.000 se los llevaron sus amigos, Presidente. Deje de mentir”, dijo el candidato del Frente de Todos, señalando con el dedo a su adversario y sin mirarlo.

Sus críticas a la fuga de capitales motivaron, hacia el primer bloque y por primera vez, el enojo del Presidente. “Me alegra y sorprende que el candidato del Frente de Todos hable de corrupción. También que Alberto Fernández diga que yo destruí la economía cuando él hasta hace muy poco decía que la expresidenta destruyó la economía. Hay que decir la verdad a la gente”, retrucó Macri. “Hubo graves errores de política económica, de dos gobiernos con políticas opuestas, pero resultados parecidos”, dijo Lavagna, intentando mostrarse equidistante. Un rato antes, Macri había cuestionado la “neutralidad” de Fernández con relación a Venezuela. “La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner condecoró con la orden de San Martín al dictador Maduro. Hemos reconocido a Guaidó y denunciado la violación de los derechos humanos en Venezuela. O se está con la dictadura o se está con la democracia”, dijo el Presidente, avalado en su postura por Espert, y sin avanzar en el pacto del kirchnerismo con Irán.

En el segundo bloque, destinado a los derechos humanos y de género, la salud y la educación, Lavagna apuntó que “los derechos humanos hoy son el hambre, y abarcan al 50 por ciento de los niños”.

A su turno, Fernández recogió el guante y habló de su propuesta para “terminar con el hambre”, además de proponer la creación del Ministerio de la Mujer. “¿Un ministerio más? ¿Más Estado, más burocracia? Inentendible”, retrucó Espert, quien también avanzó en la necesidad de “quitarles las obras sociales a los candidatos” y “limitar el derecho de huelga” docente. Gómez Centurión dejó en claro entonces que “no avalará ningún proyecto a favor del aborto”, mientras que el Presidente -que días atrás se manifestara en favor de “las dos vidas”- hizo silencio al respecto.

El Presidente contó con un aliado inesperado en Del Caño, que repartió críticas entre su gestión y la relación de Fernández con “gobernadores peronistas” que niegan el aborto. Sobre el final se vio a un Macri más enérgico. Negó los datos de Fernández sobre el presupuesto educativo y hasta arriesgó que Axel Kicilloff “va a poner una narcocapacitación en las escuelas” si es elegido gobernador bonaerense.

El mejor análisis con especialistas y periodistas de LA NACION07:35
“Volvió el dedito acusador, el atril, la canchereada. El kirchnerismo no cambió, por más que se oculte es lo mismo”, dijo Macri en su último pedido de voto. “Dos mil puntos de riesgo país y para el Presidente volvimos al mundo”, dijo Fernández, en un contrapunto que promete continuar el domingo próximo.

Por: Jaime Rosemberg.

COMENTARIOS

avatar
  Suscribirse  
Notificar de