Salvaje batalla campal en un complejo deportivo: botellazos, patadas y sillazos:

 Una violenta pelea entre jugadores y allegados opacó el partido de fútbol mixto que, hasta ese momento, se desarrollaba normalmente en un complejo de canchas ubicado en la zona de Berazategui Oeste, en la ciudad bonaerense homónima
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Por causas que aún se desconocen, los integrantes de ambos equipos se trenzaron en una batalla que se extendió por varios minutos y dejó algunas personas heridas.

Según informó el periódico local El Progreso, la pelea se registró el último sábado por la noche en el predio “Ardora Sport”, ubicado en la avenida Valentín Vergara al 3100, donde se disputaba un partido de futbol mixto. Si bien el encuentro transcurría sin mayores inconvenientes, de un momento a otro se produjo una gresca que provocó las primeras corridas. Mientras algunos jugadores decidieron involucrarse en el incidente, otros permanecieron dentro del campo de juego y observaron las dramáticas escenas que se daban detrás del alambrado perimetral.

El video que muestra el momento exacto del inicio de la pelea exhibe la corrida de un hombre en cuero y que vestía un pantalón jean hacia afuera de la cancha, en una clara evidencia que se dirigía a confrontar con otro individuo. Al quedar cara a cara con su rival de turno, comenzó un intercambio de golpes entre ambos, pero al mismo tiempo otras personas también se involucraron y la situación se desmadró por completo.

Botellazos, sillazos, patadas y corridas por todo el predio se adueñaron de la escena, a pesar de la presencia de mujeres y niños en el lugar. Al final de la grabación, un hombre con uniforme de árbitro le hace señas a los que presuntamente serían los organizadores del torneo para comunicarle que había determinado la suspensión del partido.

Por su parte, una segunda filmación de otro testigo de los hechos permite constatar que el conflicto se trasladó al interior del bar del complejo de canchas.

“Fue una locura, se mataron a piñas, destrozaron todo con sillas, rompieron algunos vidrios y le pegaron a gente que no tenía nada que ver. A mi me rompieron la bicicleta”, contó un joven que presenció la pelea al diario El Progreso.

La ciudad de El Palomar, en el partido bonaerense de Morón, fue escenario la semana pasada de una batalla campal entre alumnos y padres que se desató entre alumnos y padres de la Escuela N°53 Héroes Latinoamericanos. Al parecer, una pelea previa entre dos estudiantes fue el desencadenante del enfrentamiento que terminó con personas heridas y la intervención de efectivos policiales para disuadir a los violentos.

El conflicto se habría originado por el ataque previo de un estudiante de cuarto año del secundario a otro de segundo, lo cual generó la reacción de la madre de la víctima. Al enterarse de que su hijo había recibido una trompada de otro chico, la mujer se dirigió al establecimiento ubicado en calle Neuquén y Galán, en la mencionada localidad bonaerense, para pedir explicaciones.

Ya en el lugar, la madre del chico agredido se habría cruzado con la madre del atacante, lo cual derivó en una fuerte discusión y una posterior pelea a golpes de puño. Y ese fue el detonante del descontrol: estudiantes y otros familiares que se habían acercado al colegio protagonizaron un bochornoso episodio que quedó registrado por las cámaras de los teléfonos celulares que portaban algunos de los testigos.

Las imágenes hablan por sí solas: a plena luz del día, jóvenes y adultos se propinan trompadas, patadas y se agarran de los pelos sin ningún tipo de reparo. “¡Ya fue, ya fue!”, se escucha decir a una de las mujeres que trataban de intervenir para detener el caos en la vía pública.

La UFI N°2 de Morón inició una causa por lesiones leves recíprocas. 9 personas -dos menores de edad, siete mayores- fueron trasladadas, con una lima y un cuchillo de cocina entre los objetos incautados.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
error: Contenido protegido !!