Asesinaron de una puñalada a un joven de 18 años para robarle las zapatillas. Ocurrió en Godoy Cruz, Mendoza. El hecho ocurrió cuando salía de un boliche.
Nahuel Vitali, un joven de 18 años, fue asesinado de una puñalada cuando le intentaron robar en la localidad mendocina de Godoy Cruz, donde trabajaba como “tarjetero”. Según las hipótesis policiales, el menor recibió el ataque cuando le quisieron robar sus zapatillas y resistió.

La agresión se produjo a la salida de un boliche del sábado a la noche, mientras regresaba a su casa. El viernes, Vitali promocionaba el evento de ese boliche ubicado en Chacras de Coria. “Un día nada más. ¿Ya tenés tu free? Háblame y te anoto en lista”, decía el mensaje.

Sin embargo, el relacionista público nunca llegó a su vivienda. Las cámaras de seguridad registraron que a las 23 arribó a Iskra, la discoteca que él mismo había publicitado entre sus contactos y que funciona en San Martín Sur. Se lo vio apoyarse en una de las vallas. Envió unos mensajes. Luego entró.

A la salida, cerca de las 2 de la madrugada, no se percató que en el trayecto lo seguían dos ladrones. Lo abordaron en el cruce de las calles de Tiburcio Benegas y Uruguay. En las inmediaciones, según el registro fílmico, el joven no advirtió la presencia de los desconocidos porque iba mirando el celular. Hubo un forcejeo, que finalizó con una puñalada en el corazón.

Según indicó la prensa local, a Nahuel le faltaban las zapatillas, por eso los investigadores creen que ese habría sido el motivo del asalto. El joven no había salido con su billetera. Además, su cuerpo fue hallado con el celular y en una de sus muñecas, un precinto de “Mantra” (la vip de Iskra).

La oficina fiscal N°3, a cargo de Horacio Cadile, impulsó una investigación para esclarecer el delito de “homicidio en situación de robo”. En las últimas horas los investigadores analizaban las cámaras de seguridad de los comercios para identificar a los responsables.

En las redes sociales, los familiares y amigos de Vitali lamentaron el fatal hecho de inseguridad. “Toda nuestra familia destrozada, todos morimos con vos. A todos nos mataron sin piedad alguna”, escribió uno de sus deudos en Facebook.

El hecho generó estupor en el vecindario. “Todos los fines de semana es igual acá, a la salida de los boliches pasan un montón de chicos, siempre golpean las puertas y gritan. Nunca nos había pasado de encontrar una persona que se había muerto, eso nos chocó, podría haber sido cualquiera de nuestros hijos”, sentenció una vecina de la zona a Canal 9 de Mendoza.

El comisario Camilo Uvilla, jefe departamental de Godoy Cruz, detalló los operativos que se realizan en esa zona durante los fines de semana: “Desde las 20 dos móviles patrullan constantemente la San Martín Sur, de punta a punta. Luego, a las 4 de la mañana, con la salida de los boliches, se monta un gran dispositivo de seguridad al que se suman efectivos de la policía Vial”.

Pero todas las medidas preventivas fallaron.

Por ahora, los investigadores no encontraron testigos presenciales del crimen, lo que impide avanzar en la identificación de los autores del crimen. Analizan todas las posibles hipótesis y buscan un taxi en el cual podrían haber escapado los asesinos, informó el diario UNO.

Comentarios