El domingo del Día del Padre lo terminó internada en estado de coma en el hospital Regional de Santiago del Estero, después de recibir un disparo en la frente en medio de un confuso operativo policial. Agonizó durante poco más de 24 horas y murió esta madrugada.

La tragedia de la adolescente desató la furia de los vecinos que ayer al mediodía se manifestaron y quemaron gomas frente a la comisaría en reclamo de justicia. El policía confesó que le disparó a la adolescente durante el procedimiento y las autoridades resolvieron apartar y detener a siete agentes.

Todo empezó el domingo con un operativo policial para detener a dos sospechosos por robo en el barrio Gas del Estado de la capital provincial. Así llegaron los efectivos a la casa de Silvia y todo se salió de control cuando, según un familiar de la chica, ella les pidió que le muestren la orden de allanamiento.

Un hermano de la joven dijo a El Liberal que en ese momento los policías la “tomaron de los pelos” y cuando los vecinos empezaron a tirar ladrillos los efectivos respondieron a los tiros. “Todo fue muy violento. El policía que le disparó me dijo: ‘Mirame bien a la cara, yo soy el que le metió el ‘cuetazo’ a tu hermana'”, relató. Silvia ingresó al hospital con un tiro en la frente y quedó internada en estado crítico hasta esta madrugada. Murió cerca de las 4, informó el Diario Panorama.

El cabo 1° José Abraham, según fuentes judiciales, confesó haber sido el autor del disparo, mientras que ocho policías fueron detenidos por el hecho. También fue arrestado uno de los ladrones que era buscado por la policía. Se trata de un tío de la víctima, al que una vecina habría acusado de robarle una soldadora, un taladro y varias herramientas de plomería.