Advierten que los pagos de servicios en efectivo podrían tener un costo extra para los usuarios.

Es por el cobro de una comisión a las entidades bancarias por el manejo de grandes sumas de dinero al contado.
Por Ximena Casas

La implementación de una tasa bancaria a los depósitos en efectivo podría provocar que las empresas de cobro de servicios —como PagoFácil o Rapipago— comiencen a trasladar ese costo extra a sus clientes por cada operación que realicen.

Las firmas de cobro de servicios depositan diariamente grandes sumas de dinero en los bancos producto de la recaudación por los pagos, pero que luego son transferidas a las empresas de servicios de luz, electricidad, agua, tarjetas de crédito, entre otras. Los bancos les cobran una tasa o comisión por esos depósitos.

“Los bancos están empezando a cobrar una comisión por recibir los fondos el efectivo. Y estamos definiendo si el costo lo paga la empresa o lo vamos a tener que trasladar al público. Lo que nos cobran es el 1% sobre el depósito efectivo”, explicó a Infobae Gustavo Gómez, presidente de la Cámara Argentina de Empresas de Cobranza Extrabancaria de Impuestos y Servicios (Caeceis).

“El Banco Central tiene un plan de limitar los movimientos en efectivo. El efectivo tiene un costo financiero porque se requiere lugar para almacenar el dinero y transportadoras de caudales”, agregó Gómez.

Aunque las empresas de cobro en el último tiempo habilitaron los pagos con tarjeta de débito, esa modalidad representa hasta ahora apenas un 12% del volumen total de los pagos. El resto se realiza en efectivo y desde la cámara estiman que el proceso para que ese porcentaje sea más alto demorará entre 4 y 5 años.

La política del Banco Central de aumentar la utilización de medios electrónicos para reducir el uso de efectivo impactó en la logística del dinero. Si bien en un comienzo las entidades bancarias intentaron reorganizarse, luego tomaron medidas para desincentivar la recepción de efectivo cobrando una pequeña tasa.

La Argentina tiene uno de los índices más bajos de bancarización en la región: el 52% de las personas sigue utilizando el efectivo para manejarse en su economía diaria
“Las empresas que se ven obligadas a gestionar grandes volúmenes de efectivo son aquellas que brindan servicio a personas que no están bancarizadas o que poseen cuentas bancarias y por cuestiones de hábito retiran por cajero automático y se manejan con efectivo”, argumentaron desde la cámara.

“El perjuicio que trae aparejado el costo para depositar efectivo es que finalmente se convierte en un costo para toda la población, porque tanto los supermercados como las empresas de servicios públicos y todas aquellas que reciben efectivo de sus clientes tarde o temprano se lo trasladan al precio de sus productos o servicios”, aseguró Ignacio Piccatto, gerente de Operaciones de Cobro Express.

Caeceis nuclea a todas las redes extrabancarias del país, entre ellas Bica Ágil, PagoFácil, RIPSA, Rapipago, Pluspagos, Multipago, CobroExpress, ProntoPago y ProvinciaNet.

La Argentina tiene uno de los índices más bajos de bancarización en la región: el 52% de las personas sigue utilizando el efectivo para manejarse en su economía diaria, según una encuesta de la Universidad de Palermo (UP) y la consultora Voices. El porcentaje está por encima del promedio de América Latina y el Caribe, que ronda el 47%. En países vecinos los porcentajes son más bajos: 26% en Chile, 30% en Brasil, 36% en Uruguay y 49% en Bolivia.

Según detallaron desde la cámara, también hay un porcentaje significativo de personas que aún teniendo una cuenta bancaria prefiere retirar todo el dinero una vez al mes. Se estima que los billetes y monedas que circulan en la Argentina suman el equivalente a unos USD 700 por habitante.

En el último tiempo, como consecuencia del avance de los medios de pago electrónico y la caída del poder adquistivo, los hábitos de pago de servicios se fueron modificando. Según Gómez —que además es el gerente General de Rapipago— observó que es cada vez más frecuente que los clientes vayan dando de baja servicios como cable, teléfono fijo, planes de medicina prepaga.

“En telefonía fija vemos volúmenes 90% más bajos que hace 5 años. Y en cable en los últimos años vemos una caída del 5% anual en volumen de cable. En prepaga vemos que muchos que tenían un plan se dan de baja”, explicó.

Sin embargo, la morosidad de los clientes no aumentó. “Me llama la atención que en la crisis, no se observan grandes demoras en los pagos de servicios básicos. En general, los argentinos somos muy buenos pagadores”, señaló. Es más: entre el 60% y el 70% de las personas respecta la fecha de pagos en los servicios básicos, como luz, gas y agua.

Entre el 60% y el 70% de las personas respecta la fecha de pagos en los servicios básicos, como luz, gas y agua
Otro cambio que observa es que más gente cambia la modalidad de débito automático por pagos online o en efectivo, que le permiten controlar mejor el costo de cada servicios.

Las empresas del sector de pago se preparan para incorporar nuevos servicios. Este año, por ejemplo, comenzarán a ofrecer tarjetas de crédito prepagas —con la marca Mastercard— que se recargan en las sucursales y luego se puede usar en comercios, compras por Internet o suscripción a servicios.

Comentarios