Diego Maradona junto al presidente de Gimnasia en la cancha de El Lobo.

En las próximas horas se definirá si Diego Maradona termina el año como entrenador de Gimnasia y Esgrima de La Plata. Su continuidad se puso en duda luego de que se confirmara que el presidente Gabriel Pellegrino no va a presentarse en las elecciones del Lobo, que se desarrollarán este sábado 23.

El entrenador del equipo platense y su círculo íntimo todavía no llegaron a ninguna definición. Desde el entorno de Maradona habían señalado a Clarín que si Pellegrino ni nadie del oficialismo se presentaba a elecciones, era un hecho que Diego dejaría el club.

Este domingo finalmente se confirmó que el actual presidente de Gimnasia no participará de los comicios del próximo sábado.

“A cada reunión que asistimos nos dijeron ‘el límite es Pellegrino’. ¡Lo entendimos! No queremos confrontar con ninguno de los muchos socios que van a competir en estas elecciones, y por eso decidimos apartarnos de este escenario repleto de ambiciones personales”, reza el comunicado que difundieron desde el sector de Pellegrino, que buscaba una lista de unidad.

Y esto afectará la estadía del Diez en La Plata, a pesar de que tras la victoria sobre Aldosivi el astro se había encargado de decir que había “Diego para rato”.

Este domingo, Diego, de 59 años, tuvo una reunión con el empresario Christian Bragarnik para conversar sobre este tema. Maradona daría un paso al costado por lealtad al presidente, el sostén que tiene en el Bosque y quien lo convocó para asumir la dirección técnica del equipo hace apenas ocho fechas. Pero ese no es el único motivo.

Además del vínculo de confianza, Diego está pasando un momento personal difícil y vería con buenos ojos frenar la pelota. A eso se suman cuestiones de salud que quedaron postergadas por su regreso a la Argentina como DT.

En julio pasado le colocaron una prótesis en la rodilla derecha. Y el siguiente compromiso era regresar al quirófano para tratar la rodilla izquierda. También tiene que evaluar el estado del hombro izquierdo. Cuentan sus allegados que actualmente lo infiltran para que pueda continuar con sus tareas al frente de Gimnasia.

Por estos problemas de salud y para cumplir con el cronograma de operaciones, algunas personas le habían recomendado que no asumiera el desafío en el Lobo.

Ante este panorama, este lunes Maradona tomaría la decisión de no continuar en Gimnasia. No se sabe si dará el portazo, si dirigirá una fecha más (ante Arsenal, de local, el domingo a las 19.40) o si se alejará a fin de año. Lo que está claro es que, salvo que haya un milagro, se irá.

El entorno de Maradona deja abierta una pequeña posibilidad de que el campeón en México 1986 siga en Gimnasia. Para ello, una de las dos listas que se presentarán en las elecciones deberá convencerlo.

“Gimnasia Grande”, que lleva como candidato a presidente a Mariano Cowen, y “Convergencia Gimnasista”, encabezada por Salvador Robustelli, son las nóminas que competirán el próximo sábado. Hugo Barros Schelotto integra la última lista como aspirante a primer vocal. Tal vez el padre de Guillermo y Gustavo, de buena sintonía con Maradona, sea el indicado para convencer a Diego.

Si finalmente, deja Gimnasia, no será la primera vez que el Diez se va de un club por cuestiones de “lealtad”.

De hecho, hace ya 26 años, Maradona decidió dejar de jugar en Newell’s tras la renuncia de Jorge “Indio” Solari, quien lo había acercado al club, y la asunción del ex preparador físico Jorge Castelli como técnico leproso.

COMENTARIOS

avatar
  Suscribirse  
Notificar de