Guido Pella

Diego Schwartzman y Guido Pella se clasificaron a la tercera ronda del Abierto de Australia, al superar al español Alejandro Davidovich y al francés Gregoire Barrere, respectivamente.

El Peque, 14° del ranking, tuvo que lidiar con los fuertes vientos de la jornada en Melbourne, mientras que el bahiense se mostró molesto y desorientado por unos intrusos: los micrófonos.

Schwartzman fue el más regular de los dos. Solo con algunas dificultades en el inicio del segundo set, doblegó por 6-1, 6-4 y 6-2 al joven Davidovich, de 20 años y ubicado en el 88° puesto de la ATP.

Una pelota demasiado larga del español le permitió a Schwartzman conseguir el quiebre decisivo en el séptimo game del último parcial. Minutos más tarde, el argentino aprovechó su tercer match point para firmar el pase de ronda tras una hora y 56 minutos de acción.

Schwartzman no solo debió jugar contra su rival, sino que el viento amenazó con enrarecer la dinámica del partido. Jugar “un partidazo” fue el antídoto contra ese factor. “Estaba durísimo, había ráfagas que hacían difícil jugar”, analizó el Peque sobre el invitado inesperado.

“Jugué un partidazo, hice todo lo que tenía pensado, más allá de algunos momentos del segundo set en que la pelota no caminaba y yo no era demasiado agresivo”, agregó el porteño, que venía de jugar este martes un partido postergado.

En la siguiente fase se medirá con el serbio Dusan Lajovic (27°), que cosechó un triunfo ante el local Marc Polmans por 6-2, 6-4 y 6-3.

Guido Pella tampoco tuvo grandes dificultades para ganarle al francés Barrere, aunque sí experimentó algunos vaivenes en su victoria por 6-1, 6-4, 3-6 y 6-3, en dos horas y 11 minutos.

El bahiense dominó sin complicaciones a su rival en el primer set. Sin embargo, enfrentó algunas variantes en los parciales siguientes.

En la última manga, el francés le puso suspenso al desenlace: el argentino se adelantó 5 a 0, pero su rival hilvanó tres games.

“A partir del 5-0, él empezó a tirar y metió. Yo estaba nervioso”, dijo Pella, molesto con los movimientos alrededor del court. Es que, ante la inminencia del final, la prensa ya estaba preparada para la entrevista, pero aún había que sellar el pase de ronda.

Los micrófonos, intrusos, lo desorientaron y la ventaja estuvo cerca de esfumarse. “La pasé mal, sacame el micrófono de acá”, bromeó en la nota posterior al encuentro.

“Saqué muy bien, hoy fue un partido que sentí que lo podía meter”, agregó. Sobre su avance en Melbourne, explicó: “Cambiaron la cancha, está mucho más lenta. Los jugadores lo agradecemos porque antes se hacía aburrido, favorecía a los sacadores”.

De esta manera, accedió por primera vez al tercer partido en el Grand Slam que se desarrolla en Melbourne. En 2016 había logrado su mejor actuación, al caer derrotado en la segunda ronda ante el español Feliciano López.

En la próxima ronda enfrentará al italiano Fabio Fognini (12° preclasificado), que se impuso al australiano Jordan Thompson. Fue por 7-6 (4), 6-1, 3-6, 4-6 y 7-6 (4) luego de cuatro horas de partido.

Antes de conocer su rival, Pella había dicho: “Son duros los dos. Con Fabio no me gusta jugar, es un tenista indescifrable, si está bien, vos no tocás la pelota. Y Thompson es australiano, no es fácil, acá se pone picante”. Finalmente, será Fognini su medida en la tercera ronda.

El otro argentino que sigue en carrera es Federico Delbonis. Este jueves tendrá una cita complicada, ya que chocará con el español Rafael Nadal, número 1 del mundo.

El partido, correspondiente a la segunda ronda, se disputará en el último turno (luego de las 6 de la mañana en la Argentina) en el estadio Rod Laver, el escenario principal del Abierto de Australia.

Nadal domina ampliamente el historial, con tres triunfos en las tres oportunidades en que se cruzaron dentro de una cancha, sin ceder un solo set (Viña del Mar 2013, Buenos Aires 2015 y Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016).

COMENTARIOS

avatar
  Suscribirse  
Notificar de