Google Chrome, Microsoft Edge y Mozilla Firefox: virtudes y defectos de los navegadores más usados

Una análisis comparativo para elegir el web browser ideal para cada computadora. Velocidad, seguridad, desempeño y consumo de recursos
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Google Chrome es el navegador más utilizado, con una cuota de 65,3%, según W3Counter

De forma automática, millones de personas en todo el globo encienden su computadora.

Y hacen clic sobre el ícono del navegador, sin considerar por un instante si el software que está por expandirse en su pantalla es el más apropiado para cumplir con su exploración cotidiana.

Para tener un panorama completo, de los tres browsers más populares en PC -Google Chrome, Microsoft Edge y Mozilla Firefox- cuál es el más veloz, el que consume menos recursos y el que ofrece una mayor seguridad. Además, las alternativas que están en ascenso.

Estos softwares no son un modelo de perfección y todos tienen puntos a favor y algunos errores superables. La recomendación de los expertos es tener más de uno instalado en la máquina.

Los gigantes del software actual, como Google y Microsoft, adoptaron Chromium como su núcleo de exploración. Se trata de un proyecto de código abierto al que cualquier interesado puede acceder o contribuir a su desarrollo.

Detrás de este avance está Google, quien estableció que sea un proyecto abierto en el que otros aporten sus mejoras y lo utilicen, aunque también es quien determina el rumbo que debe seguir y los estándares que se implementan.

Desde hace años la batalla de los navegadores dejó de ser una disputa entre partes, ya que Chrome lidera de forma indiscutida este segmento. De acuerdo a las últimas mediciones de W3Counter Chrome, con sus diferentes versiones, posee un 65,3% de cuota de mercado. Mientras Edge alcanza el 5,5%, dejando atrás a Firefox con un 4,4%.

Pero que lo elija el mayor número de usuarios no significa necesariamente que sea insuperable en todo lo que hace o que esté libre de fallas. A continuación, lo mejor que tiene cada uno y lo que todavía le falta por hacer.

Google Chrome

A favor. La velocidad es uno de los principales atributos, algo que consigue precargando la página de visita más frecuente. La barra de direcciones funciona en conjunto con el motor de búsqueda seleccionado en la configuración, lo que le acelera el ingreso.

Es también muy estable, ya que son pocas las ocasiones en las que se colapsa. Esto se debe a que separa los diferentes procesos (pestañas, complemento, búsquedas) para que si alguno falla el resto puedan seguir operando.

Logra una amplia integración con los servicios y aplicaciones de Google, como Gmail, YouTube, Maps o Calendario.

En contra. Consume una gran cantidad de recursos del sistema. La cantidad mínima de RAM para el correcto funcionamiento es de 2 GB. No es recomendable para computadoras muy antiguas.

Al no ser de código abierto, muchos consideran que tiene algo que esconder o que efectúa un uso indebido de los datos que recolecta.

Microsoft Edge

A favor. Además de funcionar con un motor de código abierto como Chromium, el navegador deja de estar anclado a Windows como sistema operativo y pasa a depender de Windows Update.

El navegador no es intrusivo, las páginas se abren rápidamente y se cargan en un par de segundos. Viene con un lector de PDF integrado que funciona de maravillas.

Además de las extensiones propias, es compatible con las ya disponibles en Chrome de Google.

En contra. Solo está disponible para los propietarios de la última versión del sistema operativo Windows.

Firefox

A favor. La naturaleza libre y de código abierto del navegador es la razón principal de las altas tasas de adopción.

A diferencia de sus competidores, se preocupa por la seguridad de los datos. Proporciona de forma nativa protección contra rastreadores y también contra criptomineradores. Alerta si los datos personales se filtraron (Firefox Monitor), gestor de contraseñas.

Servicios integrados y herramientas gratuitas: bloqueadores, capturador de pantalla, Pocket, envío de enlaces entre dispositivos, cuentas de correo temporales (Relay), gestor de descargas independiente.

En contra. No funciona bien en todas las plataformas, especialmente en dispositivos móviles. No puede procesar correctamente todas las páginas web.

Su método para controlar los marcadores es confuso e inestable. Otros aspectos clave son la seguridad nativa que brinda el programa y la cantidad de recursos que necesita para ejecutarse.

Comparativa

A lo seguro. Los NSS Labs, firma especializada en testeos de productos tecnológicos, sometieron a los tres navegadores a una prueba para abrir diferentes malware de ingeniería social y comprobar cuál es el que mejor responde ante un ataque.

Curiosamente, Microsoft Edge obtuvo el primer lugar al bloquear el 99% del malware. Mientras que Google Chrome contuvo solo el 85,8% de las páginas. Mientras que Mozilla Firefox impidió el 78,3%.

Devorador de recursos. Para este experimento, se deshabilitaron todas las extensiones y se borró el caché, una función que permite cargar las páginas web más rápido.

En este sentido, Microsoft Edge consume 319 MB de RAM, le sigue Chrome con 440 MB y mucho más arriba aparece Firefox, con un 542 MB, quien es también el menos eficiente.

Las nuevas promesas

Uno de los mejor posicionados es Brave, que al estar basado en Chromium es compatible con la gran mayoría de extensiones de Chrome. Incluye bloqueador de anuncios por lo que no es necesario descargar ninguna extensión.

En esta escalera de ascenso, Vivaldi comienza a ganar peldaños ya que habilita niveles de personalización únicos, impide que los sitios web rastreen para surfear de forma privada y viene con un sistema de captura de pantalla muy ágil.

Con la misma piel de Firefox, Tor tiene fama de ser invulnerable ya que está diseñado para ofrecer una seguridad extrema. Una de sus principales innovaciones es la Tor network, un sistema de VPNs voluntarias que mantienen a salvo el anonimato de sus usuarios.

SL

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter