Un caso polémico: condenado pero no irá preso el policía Luis Oscar Chocobar

El policía Chocobar fue condenado a dos años de prisión pero no irá preso por matar al ladrón que atacó a un turista en La Boca
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Además, fue inhabilitado por cinco años. “Estoy agradecido a la sociedad”, dijo. Al otro asaltante que en diciembre de 2017 apuñaló a Joe Wolek le dieron nueve años de prisión efectiva.

El policía Luis Oscar Chocobar (34) fue condenado a dos años de prisión en suspenso pero no irá preso por matar al ladrón que atacó a un turista en diciembre de 2017 en las calles del barrio de La Boca.

«Solo voy a decir que estoy agradecido a la sociedad en general por el apoyo. Agradecer y nada más», dijo el agente tras salir de los tribunales de Comodoro Py. «Mi teléfono tuvo un aguante impresionante por la cantidad de gente que me apoyó», agregó.

El Tribunal Oral de Menores (TOM) N° 2 condenó a Chocobar por «homicidio con exceso en el cumplimiento de un deber» y lo inhabilitó por cinco años para ejercer sus funciones como policía. No obstante, hasta que la sentencia no quede firme mantendría su cargo en la Bonaerense.

«Vamos a apelar, claro, a través de Casación. Este fallo es totalmente negativo, hay causas de corrupción y los culpables quedan absueltos. El 10 de agosto van a darnos los fundamentos. Aún hay que esperar a que esta sentencia quede firme», dijo su abogado, Fernando Soto, que había pedido la absolución.

«Queremos agradecer el apoyo de la gente por todo este tiempo, el apoyo por la defensa, el apoyo que le brindaron a Luis Oscar Chocobar. No tengo dudas que se han equivocado y que fallaron en contra de las pruebas de la causa. Es mi interpretación», afirmó Soto.

El juicio oral contra el policía arrancó el 9 de octubre de 2020, de manera semi-presencial en Comodoro Py. El TOM N° 2 también juzgó a uno de los asaltantes que el 8 de diciembre de 2017, en La Boca, atacó al turista estadounidense Joe Wolek (57) y lo condenó a 9 años de prisión efectiva como coautor de «robo calificado por el uso de armas, en concurso real con homicidio calificado». La fiscalía había solicitado 18 años.

La jornada del viernes arrancó a las 10 de la mañana con las «últimas palabras» de Chocobar y del ladrón acusado de apuñalar a Wolek, que era menor de edad en el momento del hecho, en el que el otro asaltante, Juan Pablo Kukoc (18), recibió dos balazos que le provocaron la muerte.

«Gracias señores jueces por darme esta oportunidad. Quería decirles que yo cumplí con la ley. Cumplí con mi deber. Le pido a Dios que los ilumine para que tomen la mejor decisión», dijo el agente de la Bonaerense ante el tribunal, según reconstruyó a Clarín su abogado Fernando Soto.

Chocobar y Soto volvieron a la sala de audiencias a las 15 y allí escucharon y vieron a los jueces Fernando Pisano, Jorge Apolo y Adolfo Calvete, quienes comunicaron el veredicto.

Una mañana de 2017

 

 

El hecho que se juzgó ocurrió la mañana del 8 de diciembre de 2017, cuando Wolek salió a caminar por el barrio de La Boca para sacar algunas fotos. En la esquina de Olavarría y Garibaldi dos ladrones lo atacaron.

“Ellos aparecieron desde atrás y comenzaron a atacarme sin decir nada. Yo no sentí el dolor. Sólo golpes de puño en el pecho. Cuando vi el cuchillo les dije ‘stop, stop’, les dí la cámara y les pedí que se fueran”, contó el turista en una entrevista con Clarín en 2018.

En total le dieron 10 puñaladas, dos fueron en el corazón.

En ese momento, Chocobar, que vivía en la zona, salía de su casa para hacer horas adicionales en el Hospital Finochietto. “Me encuentro con dos personas que estaban lastimando a alguien y el griterío de la gente. Se escuchaba: “¡Lo están matando! ¡lo están matando!”, le dijo el policía a este diario tres meses después del hecho.

El agente alcanzó a gritarles a los asaltantes, que escaparon. Wolek le hizo una seña a Chocobar y se desvaneció. El policía llamó al 911 y más personas se acercaron a asistir al turista.

En una de las esquinas, un grupo de vecinos alcanzó a uno de los ladrones, Kukoc, y empezó un forcejeo. Chocobar fue hacia ellos y se identificó como policía. “Al ver que no hace nada, saco mi pistola reglamentaria, efectúo tres disparos al cielo para que sepa que tenía que desistir de lo que estaba haciendo porque podía llegar a matar a cualquiera de los tres que lo seguían”, contó.

La secuencia continuó con una persecución en la que, según el relato del agente, el ladrón lo iba “midiendo” y en una esquina quiso “abalanzarse” hacia él. “Entonces me tiro para atrás y efectúo los disparos hacia la persona pero siempre de la cintura para abajo”, relató. Kukoc cayó al piso con una herida de bala en un glúteo.

La escena quedó grabada por cámaras de seguridad de la cuadra. Wolek y Kukoc fueron trasladados al Hospital Argerich, los dos en estado crítico.

“Ese día llego y justo entra un paciente con varios orificios, estaba grave. No tenía pulso, el corazón latía muy bajo. No estaba sin vida, pero le quedaban minutos”, dijo aquella vez Yamil Ponce (42), el cardio cirujano que operó a la víctima. El turista estuvo internado 21 días hasta que fue dado de alta.

Kukoc murió cuatro días después del asalto a Wolek y de la persecución en la que recibió un disparo en un glúteo. A su cómplice, solamente identificado como “J”, de nacionalidad paraguaya y de 17 años en el momento del ataque, lo detuvieron cinco días después del hecho. Tenía antecedentes por otros robos.

La grieta, presente

Los rebotes dialécticos se volvieron a evidenciar este viernes tras el fallo. Aunque el caso tuvo ruido político desde el inicio, por la imputación de Chocobar. El policía estuvo preso 72 horas y dos meses después fue procesado por “homicidio agravado” por el juez de Menores N° 1, Enrique Velázquez. Además le trabó un embargo por 400 mil pesos.

Ese sería el inicio de la segunda temporada de esta historia: la batalla judicial, marcada por la grieta política.

El entonces presidente Mauricio Macri recibió a Chocobar en Casa Rosada y le dijo: “Estoy orgulloso que haya un policía como vos”. La ministra de Seguridad de ese momento, Patricia Bullrich, también manifestó su apoyo al policía siempre que pudo y habló de “cambiar esta doctrina de que el policía siempre era culpable”  Tras la lectura de la sentencia, estuvo en Py con Chocobar.

Eso significó que desde la oposición al Gobierno anterior se refirieran como “la doctrina Chocobar” a varios de los lineamientos políticos en materia de seguridad, especialmente al protocolo para el uso de armas de fuego que habilitaba a los agentes a disparar para impedir una fuga. Esa resolución fue derogada por el presidente Alberto Fernández en diciembre pasado.

Horas antes del inicio del juicio, el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, también se refirió al caso: «No tengo ninguna duda de que el agente Chocobar actuó muy mal, pero no es un asesino. Hay una gran responsabilidad de parte del Estado de haber entregado un arma a una persona que no estaba capacitada para hacerlo. Creo que en los jurados en este juicio va a prevalecer una mirada más humana que técnica. Mi postura es la misma que la que tuve desde el primer día: actuó muy mal y no fue una legítima defensa, pero no creo que Chocobar sea un asesino».

GL

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter