Caso Astudillo Castro: nuevas pruebas comprometen a los policías de la Bonaerense

La DATIP, el organismo de la Procuración que coordina las pericias, recuperó mensajes e imágenes de teléfonos secuestrados
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Facundo Astudillo Castro

La esperanza que depositaron las querellas del caso Facundo Astudillo Castro (22) en la Dirección General de Investigaciones y Apoyo Tecnológico a la Investigación Penal (DATIP) comienza a dar frutos.

El organismo que depende de la Procuración recuperó información de los teléfonos secuestrados a los policías de la Bonaerense sospechados, algo que la Policía Federal (PFA) había dado por perdida.

En un adelanto del informe que elaboró la DATIP figuran mensajes, imágenes y capturas de pantalla que se consideraban borrados. Para los abogados de la mamá de Facundo, su contenido es “muy importante” para la investigación por la desaparición forzada. “Ahora sabemos mucho más”, reconocieron, cerca de los letrados que asesoran a Cristina Castro (42).

El jueves pasado, el equipo fiscal que integran Santiago Ulpiano Martínez (fiscalía 1 de Bahía Blanca), Andrés Heim (ProCuVin) y Horacio Azzolín (UFECI) decidió que la DATIP concentrara y coordinara toda la información pericial de la causa. Su intervención había sido solicitada por la Comisión por la Memoria, como querella institucional y atada a la elaboración de un plan integral de la causa, como planteó Heim.

Ya el mes pasado, Martínez le había encargado a la DATIP el análisis del contenido de 31 DVDs con información obtenida a través de la herramienta UFED, de los teléfonos secuestrados a los policías Mario Sosa, Jana Curuhinca, Siomara Flores y Alberto González. También le pidió que examinara el aparato incautado a otro policía, Jorge Galarza, sospechado de dar un falso testimonio sobre la presencia de Facundo en General Cerri y en Bahía Blanca.

Aun sin las conclusiones definitivas del trabajo de la DATIP, los abogados querellantes se preparan para insistir, en breve, con nuevos pedidos de detenciones. “De las capturas de pantalla en los días sucesivos al 30 de abril, surgen datos esclarecedores para conectar personas como responsables primarios y con el hecho de la desaparición”, adelantaron sin dar más pistas. No obstante, los ligaron con otros elementos extraídos previamente de los mismos teléfonos.

Por ejemplo, que la agente Flores haya quitado la aplicación de WhatsApp de su aparato el 8 de mayo o algunos mensajes enviados entre los efectivos por aquellos días. “Bueno quedate tranqui Janita nadie sabe que fuimos nosotros, aparte es como dice el jefe nosotros hicimos nuestro trabajo”, rescatan de uno que le habría enviado Sosa a Curuhinca, ambos responsables de la primera aprehensión que sufrió Facundo a las 10 de la mañana en el acceso a Mayor Buratovich.

Entre los resultados que aún se esperan de la DATIP, figura el análisis final al teléfono que utilizaba Facundo. Ni la compañía Claro ni la PFA pudieron dar precisiones sobre por qué no hay registros del último mensaje de texto que salió del aparato, alrededor de las 20:30 del 30 de abril y que recibió un amigo. “Igualmente, surgen datos de la triangulación y geolocalización que vinculan con otros puntos relacionados con la desaparición forzada”, aseguran desde la querella particular.

Este miércoles en tanto, los letrados de Castro realizaron una presentación para que se realice la pericia al móvil policial secuestrado a fines de agosto en Mayor Buratovich y que quedó trunca por la desafectación de la PFA. Se trata de un “patrullero perro”, como se llama a los vehículos que ya no cuentan ni con AVL ni con radio, aunque la Bonaerense los sigue usando como apoyo.

La camioneta, de color blanco y negro, es similar a la que dos policías utilizaron para subir a Facundo el 30 de abril entre las 15:30 y las 16, en las afueras de Mayor Buratovich, según declararon tres testigos que pasaban por el lugar. Al mismo tiempo se aguarda para dentro de 20 a 25 días, el resultado del examen a un trozo del cobertor de un asiento del patrullero secuestrado el 25 de agosto en la Policía Local de Bahía Blanca.

Ese elemento fue extraído por el perro Yatel, del adiestrador y perito de parte Marcos Herrero, durante la pericia realizada la semana pasada al vehículo Toyota Etios, frente a la delegación Bahía Blanca de la Policía Federal. Según su entrenador, el can “enloqueció” con el móvil, mordió el asiento y realizó marcaciones sobre la eventual presencia a bordo de Facundo.

Se trata del patrullero que, según Asuntos Internos de la provincia de Buenos Aires, estuvo 35 minutos detenido a unos 800 metros del sitio donde apareció el cadáver de Facundo, en el distrito vecino de Villarino. Ocurrió el 8 de mayo y al regresar a su jurisdicción, el GPS del vehículo realizó “extraños saltos” que aún están siendo analizados.

Otro resultado de una marcación de Yatel podría conocerse antes del fin de semana. Es el análisis de los elementos hallados junto al amuleto de Facundo en los fondos del destacamento policial de Teniente Origone, a fines de julio. Dentro de la bolsa de nylon que el perro extrajo y donde estaba la sandía de madera, regalo de su abuela como testificó el martes Cristina Castro, había fibras similares a pelo, gomaespuma y un líquido sin identificar.

Sobre el avance de esta pericia, esta semana, hubo una comunicación desde el ministerio de Seguridad de la Nación, con la querella particular. Ese examen es uno de los pocos que aún queda en manos de la Policia Federal. El jueves pasado, Martínez, Heim y Azzolín requirieron de esa fuerza el envío de todos los informes que dispusiera, “en el estado en que estuvieran y con la preservación de la cadena de custodia”, marginándola, por el momento, de la investigación.

Gabriel Bermúdez

GL

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter