Inesperada y dramática derrota de Anthony Joshua por nocaut en su debut en Estados Unidos. El británico invicto cedió sus tres títulos mundiales tras perder contra el mexicano-americano Andy Ruiz Jr.

El boxeo tuvo otra de esas noches para la historia en el mítico Madison Square Garden: el campeón británico Anthony Joshua perdió su invicto en una derrota por nocaut contra el mexicano-americano Andy Ruiz Jr. y cedió sus tres títulos mundiales de los pesos pesados.

Ruiz Jr. había caído primero en el tercer round luego de una dura mano del británico que hacía su debut absoluto en los rings de Estados Unidos. Sin embargo, rápidamente logró reponerse el mexicano: le puso dramatismo y una cuota de incertidumbre a la velada al tirar en dos ocasiones a su rival.

Joshua quedó sentido. Lo salvó la campana en ese momento. No volvió a ser el mismo a lo largo de toda la pelea. Era un combate sencillo en los papeles que de golpe se había transformado en su noche negra. El séptimo asalto sería su final.

Ruiz volvió a imponer condiciones. Acertó y erró, sin importarle demasiado la estética de su planteo. Fue efectivo: cada golpe que impactó en el moreno fue demoledor. El retador conectó una derecha que aturdió al dueño de los cinturones y al verlo en esa condición le lanzó una lluvia de golpes: Joshua caía una vez más en el séptimo pero soportaría esa cuenta. Segundos más tarde besaría la lona nuevamente para que esta vez el árbitro Michael Griffin decidiera ponerle él mismo punto final a la pelea cuando faltaban más de 1 minuto y medio para el cierre del asalto. La nariz del inglés, visiblemente confundido por lo ocurrido, sangraba y exponía lo que estaba sucediendo.

El pugilista británico de 29 años llegó hasta esta pelea con 22 triunfos y 21 nocauts. Estadísticas que lo habían transformado en el rey de la categoría ya que ostentaba tres de los cuatro títulos mundiales disponibles: el de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), el de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) y de la Organización Mundial de Boxeo (OMB). Todo parecía ser una presentación más rumbo a la pelea más esperada de la divisional: ante el otro campeón e invicto el norteamericano Deontay Wilder.

Ruiz Jr. era un número en los papeles. Pero el boxeo es una caja de sorpresas y las diferencias de altura y peso fueron simples anécdotas. O un condimento más para agregarle sabor a hazaña al suceso. Joshua acusó 247 libras en la balanza (112kg) y el mexicano-americano 268 libras (121kg). Además, el defensor del título ostentaba 10 centímetros de distancia en la altura (1,98m contra 1,88m).

Como si todos estos condimentos no fuesen suficientes para justificar que este triunfo fue inesperado, “Destroyer” se transformó en rival oficial de “AJ” hace apenas un mes: el 1 ° de mayo se oficializó que ocuparía el sitio que era propiedad del nortemaericano Jarrell Miller, suspendido por seis meses tras dar positivo en tres controles antidopaje (le encontraron las susstancias HGH, GW1516 y EPO).

“Cuando se confirmaron los tres positivos, tuvimos que buscar un nuevo rival y no había instrucciones, simplemente el que nosotros queríamos. Y alguien me envió un mensaje en Instagram que captó mi atención. ‘Estaré peleando el sábado, dame la pelea, voy a pelear más fuerte que cualquiera de los hombres que han mencionado, voy a darle una mejor pelea y voy a vencer a Anthony Joshua’. Vi a un hombre que tenía el deseo ferviente de hacer historia”, había revelado el promotor Eddie Hearn en la previa sobre la elección de Ruiz Jr. tras conocerse el triple positivo de Miller.

Ruiz, también de 29 años, había perdido por única vez en su trayectoria profesional en diciembre del 2016 cuando el neozelandés Joseph Parker le ganó en Auckland en decisión mayoritaria. Dos presentaciones más tarde, Joshua le propinó la primera derrota de su carrera a Parker en decisión unánime. Las vueltas de boxeo…

Las estadísticas del flamante tricampeón mundial, el primero pesos pesado de origen mexicano, indican ahora que tiene 33 triunfos (22 KO) y sólo 1 derrota. Inesperadamente, se transformó en el rival ideal para el invicto Wilder, que viene de destrozar a Dominic Breazeale semanas atrás.

El salto a la fama de Joshua se había dado el 27 de abril del 2017 ante 90 mil personas en el Estadio Wembley cuando noqueó en el 11° round al legendario ucraniano Vladimir Klitschko, quien buscaba recuperar por entonces sus cinturones. En aquel momento, el británico mandó a la lona a su rival en el quinto asalto, pero en el sexto le tocó caer a él. Finalmente, se llevó un triunfo que puso su nombre en las grandes carteleras a poco del cierre de la pelea.

Hasta hoy, todas sus peleas habían sido en su tierra y siempre llenando estadios. La despedida había sido también en Wembley en septiembre del año pasado con una victoria antes de la campana en el séptimo round contra el ruso Alexander Povetkin.

La categoría de los pesos pesados ahora suma un nuevo nombre a la mesa de peleadores vendedores y pierde la chance de tener un combate histórico entre los que venían invictos (Joshua vs. Wilder). Ruiz Jr., Wilder, Joshua y el controversial Tyson Fury (empató con Wilder hace unos meses) son las figuras de la divisional en estos momentos.

“Estaré peleando el sábado, dame la pelea, voy a pelear más fuerte que cualquiera de los hombres que han mencionado. Voy a darle una mejor pelea y voy a vencer a Anthony Joshua”, dijo y cumplió.

Comentarios