19 enero 2021 01:29

Por la Copa Sudamericana, el Rojo logró un triunfo holgado y tiene un pie en los cuartos

El equipo de Pusineri goleó 4-1 en Montevideo a Fénix, que jugó buena parte del partido con diez, y dejó la serie casi liquidada
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Los jugadores de Independiente festejan la goleada en Montevideo. (Foto: AFP)

Alan Velasco tiene 18 años. Lucas Pusineri le dio alas y voló en Uruguay.

Fue clave en el triunfo holgado de Independiente ante Fénix, el que casi sentenció la serie de los octavos de final de la Copa Sudamericana por más que falte la revancha, el miércoles en Avellaneda.

Por el pase del gol a Lucas González, otro pibe de la cantera roja. Por el cabezazo que derivó en el segundo. Y por el desborde, gambeta y centro atrás para el tercero, el de Silvio Romero.

Muy pronto se puso en ventaja Independiente, cuando apenas se jugaban dos minutos en la cancha de Montevideo Wanderers. Recuperó Lucas Romero en la mitad de la cancha, Velasco habilitó González y sacó un zurdazo que dobló las manos de Francisco Casanova.

Entonces, llegaron las polémicas con el VAR, una vez más, como protagonista. Primero, por la expulsión de Nicolás Fernández, quien le pegó un pisotón a Pablo Hernández en la disputa de la pelota. El paraguayo Juan Benítez había amonestado al volante uruguayo, pero recibió un llamado desde la cabina VOR y repasó la jugada en el monitor. Entonces, cambió su fallo; anuló la amarilla y le mostró la roja.

Fue una valoración equivocada del juez guaraní. Y enseguida, pareció compensar cobrando una infracción inexistente de Alexander Barboza sobre Luciano Nequecaur. Bryan Olivera lo empató con un fierrazo.

Pero no sólo tenía superioridad numérica Independiente; también, una gran distancia en jerarquía individual. Y llegaron los goles de Velasco (de cabeza, tras centro de Federico Martínez) y de Silvio Romero.

En el segundo tiempo, Independiente continuó con la supremacía. Y apareció Federico Martínez, tras un pase de Romero, para marcar el cuarto.

Ya no estaba Sebastián Sosa, que llegó con los justo. En su lugar ingresó Milton Alvarez, que mostró que es un suplente confiable del uruguayo. Tapó un tiro violento de Nicolás Machado y se reincorporó en el rebote para bloquear el remate de Nequecaur.

Pusineri movió el banco para refrescar, mientras a Fénix cada vez se la hacía más cuesta arriba llegar al área de Alvarez. Entraron Domingo Blanco y Alan Soñora, rápidos y creativos. Después, Carlos Benavídez y Andrés Roa.

Bajó la intensidad de Independiente. Ya había hecho los goles y el desgaste en el primer tiempo. Lo terminó de liquidar en el arranque del segundo. Ahora podrá jugarse una ficha en la Copa Diego Maradona –nombre que recibió el torneo de la Liga Profesional- ante Colón, el sábado a las 19.20 en Santa Fe. Probablemente no necesite guardar titulares. El choque con Fénix en el Libertadores de América puede ser un trámite por el 4 a 1 que consiguió en condición de visitante.

TEMAS RELACIONADOS: »
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter