Cómo llega cada uno y qué se puede esperar de un cierre tan parejo como apasionante.

Maximiliano Uria
Clarín.com Deportes

Habrá que felicitar a los creadores de la Superliga si pensaron y diagramaron un final de torneo tan parejo y apasionante. O tal vez se le deberá agradecer al destino. Pero lo concreto es que desde el próximo fin de semana nace un mini campeonato de siete jornadas con partidos atractivos y un desenlace incierto, con el colosal River de Marcelo Gallardo buscando el título esquivo, con el sorprendente Argentinos de Diego Dabove expectante, con el renovado Boca de Miguel Angel Russo al acecho, con el atractivo Vélez de Gabriel Heinze en la lucha, con el juvenil Lanús de Luis Zubeldía creciendo a pasos agigantados, con el interesante Arsenal de Sergio Rondina buscando el golpe impensado, con el irregular Rosario Central de Diego Cocca galopando en silencio y con los díscolos Racing y San Lorenzo y sus nuevos entrenadores.

Ya está en el aire girando la moneda de la Superliga y a mediados de marzo se sabrá de qué lado caerá. ¿Existirá lugar para las sorpresas o se impondrá la lógica que señala a River y Boca como los principales candidatos? “En esta Superliga todos hemos dado ventaja. El título se va a definir en las últimas fechas porque creo que todos vamos a dejar puntos en el camino”, explicó Marcelo Gallardo.

El clamor popular postula a River (30 puntos) como el principal candidato y la idea que dice que a los dirigidos por Gallardo les queda el fixture más sencillo está instalada. Lógica pura: cualquier rival aparecerá con pocas posibilidades de vencer ante River, sin dudas el mejor equipo de Argentina y posiblemente el mejor del continente. De todos modos, hay un par de cuestiones por atender. La visita al colista Godoy Cruz (con público visitante) y el duelo contra el ascendido Central Córdoba en el Monumental no asoman como complejos, aunque tendrá un par de viajes de riesgo el elenco de Núñez: en la 19ª jugará en Santa Fe con Unión, en la 21ª en La Plata contra Estudiantes y en la 23ª en Tucumán frente a Atlético, días después de debutar en la Copa Libertadores en la altura de Quito con Liga. Y existe una particularidad: el millonario perdió 4 de los 8 partidos que jugó de local en la Superliga (Talleres, Vélez, Rosario Central y San Lorenzo). ¿Le cuesta más a River cuando los rivales se le meten atrás, como sucedió en el 0-0 con Boca de la 5ª jornada? ¿Sentirá la ausencia de Exequiel Palacios, el único que emigró?

El cronograma de partidos de Argentinos (30) es durísimo porque en 7 fechas se medirá ante 4 rivales directos: Racing, Lanús, Vélez y Central. Además visitará a Unión y a Atlético Tucumán. Pero no tiene nada que perder el Bicho de la Paternal y ahí puede encontrar una virtud. También mantuvo el plantel y sumó a Matías Caruzzo, que fue campeón en 2010, y a Edwar López, delantero colombiano de buen paso por Estudiantes de La Plata.

Boca (29) es una incógnita. Hasta el momento solo incorporó a Guillermo Pol Fernández. Apuntó a Paolo Guerrero y parece no llegará. El regreso de Edwin Cardona quedó en duda. La estelar presencia de Juan Román Riquelme no se impuso por sobre la crisis económica que transita el país. Así, Miguel Angel Russo tendrá que gestionar el plantel heredado del año pasado, que alternó buenas y malas con la conducción de Gustavo Alfaro. Se vislumbra un equipo ofensivo, con un esquema más ambicioso y con mayor protagonismo de jugadores como Mauro Zárate, Bebelo Reynoso y Eduardo Salvio. Boca, al igual que River, arranca como favorito, por historia y peso específico, en cada uno de los juegos que le queda. Pero es un equipo menos confiable, más vulnerable, que le cuesta recuperarse de los goles. ¿Cambiará esa sensación con la llegada de Russo y Riquelme? Comienza con Independiente en la Bombonera y visitará a Talleres, Central Córdoba y Colón. El dato pintoresco es que cierra de local contra el Gimnasia de Diego Armando Maradona.

Lanús (29) sabe lo que es salir campeón con un plantel integrado por muchos juveniles y comandados por un técnico de la casa. Lo logró en 2007 con Ramón Cabrero, que tenía a Luis Zubeldía como ayudante de campo. El entrenador granate buscó refuerzos de experiencia para que se acoplen a José Sand y a Lautaro Acosta en el acompañar de los chicos del club: incorporó a Fernando Belluschi y Guillermo Burdisso, que volvió a la actividad luego de superar una arritmia cardíaca que lo marginó del fútbol por un semestre. El fixture no parece ser de los más complejos, aunque visitará a Argentinos en la 19ª fecha y a San Lorenzo en la última.

Vélez (28) tiene que salir de la irregularidad si pretende pelear: ganó 8, empató 4 y perdió 4. Gabriel Heinze entiende que tiene chances de campeonar. Sufrió la dura baja de Nicolás Domínguez, pero sacudió el mercado con la incorporación del indescifrable Ricardo Centurión. Se cruzará ante Arsenal, San Lorenzo y Vélez.

Arsenal (27) y Rosario Central (26) se armaron para no descender y recién se permitirán soñar si faltando un par de jornadas se encuentran arriba. Racing (26) presenta a Sebastián Beccacece como nuevo entrenador y necesita tiempo para aceitar la nueva idea. Chocará, entre otros, Ante Argentinos e Independiente. San Lorenzo (26) se reforzó para dar pelea: Donatti, Uvita Fernández, Monetti y Torito Rodríguez. Al Ciclón le quedan partidos chivos como Estudiantes, Newell’s, Vélez, Talleres, Racing y Lanús.

Ya está en el aire girando la moneda de la Superliga y, como canta Jorge Drexler, que sea lo que sea.

COMENTARIOS

avatar
  Suscribirse  
Notificar de