Escandaloso arbitraje para definir el ascenso de un equipo a la Primera Nacional

Con un arbitraje escandaloso, Güemes de Santiago del Estero ascendió a la Primera Nacional
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Güemes de Santiago del Estero le gnaó a Villa Mitre de Bahía Blanca y ascendió a la Primera Nacional.

El equipo de Pablo Toviggino, dirigente de peso en la AFA, le ganó por penales a Villa Mitre luego de empatar 1 a 1 con varios fallos insólitos de la terna de jueces.

La Primera Nacional ya tiene un nuevo miembro: Atlético Güemes de Santiago del Estero, que venció por penales a Villa Mitre de Bahía Blanca en la final del Torneo Federal A luego de empatar 1 a 1 en los 90 minutos. Fue 4 a 2 para los santiagueños en la tanda desde los doce pasos, que así lograron el ascenso a la segunda categoría más importante del fútbol argentino luego de un partido que tuvo un arbitraje escandaloso.

El ganador se trata del equipo de Pablo Toviggino, secretario ejecutivo de la presidencia de la AFA y presidente del Consejo Federal y, al cabo, mano derecha de Claudio Chiqui Tapia.

El partido tuvo una definición dramática, ya que Atlético lo ganaba 1 a 0 con gol de David Romero, pero en el tiempo de descuento, cuando ya saboreaba el ascenso, los bahienses llegaron a la igualdad cuando Nicolás Ihitz encontró de cabeza el tercer rebote consecutivo tras un córner y consiguió forzar los penales.

Allí, los del equipo santiagueño no fallaron y se impusieron 4 a 2.

Sin embargo, durante los 90 minutos hubo fallos polémicos de la terna arbitral encabezada por Lucas Novelli que, en todos los casos, perjudicaron a Villa Mitre.

Apenas diez minutos de partido iban cuando Güemes quedó muy mal parado en el fondo y Gabriel Jara se escapaba con pelota dominada directo al arco rival. Jonathan Lastra no dudó: lo agarró de la camiseta a sabiendas de que se tendría que ir expulsado.

El árbitro acertó con la tarjeta, pero insólitamente cobró tiro libre cuando se vio con claridad que el defensor fue agarrando al atacante y lo derribó adentro del área.

Apenas 14 minutos más tarde llegó la segunda acción cuestionable, una que directamente no admitió posibles segundas lecturas.

En un pelotazo que no tenía demasiado destino de peligro y se iba contra el lateral izquierdo de la defensa bahiense, el defensor Héctor González cubrió la pelota y, exigido, se tiró para pasársela a su arquero.

David Romero, quien llegaba a presionarlo, se cruzó por la mera inercia de la jugada en el camino del marcador y cayó al piso. Increíblemente, el árbitro cobró falta y le sacó tarjeta amarilla a González, quien ya estaba amonestado, por lo que automáticamente vio la roja.

Doce minutos de la segunda etapa iban, en tanto, cuando Claudio Vega saltó en la mitad de la cancha y metió un codazo. Para Novelli esa acción mereció sólo la tarjeta amarilla, castigo que también recibió Víctor Manchafico, capitán de Villa Mitre, por protestar esa jugada.

A los 22 minutos, Güemes llegó al gol con una gran jugada entre Nicolás Juárez, que recuperó la pelota en la mitad de la cancha y salió disparado al contraataque, y Romero, que recibió del volante, abrió la cancha y fue a buscar la devolución.

El mismo delantero tuvo el segundo gol con un zurdazo bajo desde afuera del área, pero el arquero Tavoliere salvó con una gran estirada hacia su izquierda.

Y a los 46 minutos del segundo tiempo, tras un córner que tuvo tres rebotes, todos capturados por el ataque bahiense, y luego de un remate al palo, Ihitz logró el agónico empate de palomita.

En la tanda de penales, sin embargo, Atlético fue más efectivo, su arquero atajó uno, Villa Mitre erró otro y así se consumó el ascenso.

El equipo santiagueño, ahora, es el tercero de la provincia en las dos categorías principales del fútbol local. Los otros dos son Central Córdoba (en Primera), cuyo presidente es el director del Consejo Provincial de Vialidad y aliado del gobernador Gerardo Zamora, José Alfano; y Mitre (en el Nacional) encabezado por Guillermo Raed, vicepresidente 3° de AFA y dueño de la empresa de bebidas Secco.

No es la primera vez en el actual campeonato que Güemes se ve envuelto en arbitrajes dudosos que le resultan favorables.

Apenas en diciembre pasado le cobraron un penal inexistente en su duelo contra Sarmiento de Resistencia y una semana antes de ese partido el entrenador de Sportivo Las Parejas denunció en las redes sociales que cuando enfrentó a los santiagueños «pasaron cosas muy tristes dentro del campo de juego, cosas bochornosas, injustas, llenas de sospechas».

Ese día hubo tres goles en offside en el partido que Güemes ganó 4 a 2, además de cuatro expulsados en el rival del club de Toviggino (dos jugadores y dos integrantes del cuerpo técnico).

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter