Boca y Argentinos, esta noche en la Bombonera, por la punta

Leandro Contento

Se respira en las redes. En la radio. En la tele. En la oficina. En la escuela. En el bar. En cualquier rincón del país donde se hable de fútbol. Habrá clima de final este sábado por la noche en la Bombonera.

En la cancha, un partido clave por la punta. En la preferencial, y tras más de cinco años lejos del club, ni más ni menos que Juan Román Riquelme. En la boca del túnel, lesionado y amargado, Carlos Tevez, que tal vez no tenga la posibilidad de despedirse de su gente si no renueva su contrato. En el banco, Gustavo Alfaro, el DT del oficialismo que no continuará si gana la oposición. Y en el horizonte cercano, la elección más picante de la historia moderna de Boca.

Casi 50.000 almas coparán el Templo en un partido repleto de condimentos, en el que los protagonistas más trascendentales del presente del club pondrán muchísimo en juego. Los tres candidatos a ocupar la presidencia (Gribaudo, Ameal y Beraldi) ya aclararon lo importante que sería tomar las riendas de un Boca que marche primero en la Superliga. Y si el equipo de Lechuga suma de a tres contra el Bicho, se asegurará terminar el año, solo o acompañado, en lo más alto de la tabla.

“Si terminamos puntero este año, quedarán siete fechas de las cuales cuatro serán de local. Así, sería muy difícil que a Boca se le escape este campeonato”, adelantó Alfaro, que aún no sabe si completará el torneo. Si gana Ameal, buscará otro entrenador. Si gana Beraldi, posiblemente también. Y si gana Gribaudo, habrá que esperar. Si no sigue, Lechuga cerrará con 50 partidos con el buzo de Boca. Este sábado será el N°49, el último en la Bombonera.

Del plantel actual hay otros ciclos que empiezan a cumplirse. Porque Tevez está en una situación similar a la de Lechuga: su continuidad (o no) dependerá de lo que suceda el 8/12. Pero estos últimos meses no fueron como esperaban el 10, Alfaro, Burdisso y compañía. Sufrió lesiones musculares que no le permitieron tener continuidad. Ahora un nuevo desgarro en el sóleo lo dejó fuera del duelo con Argentinos y de la que podría haber sido su última función con la azul y oro en el Templo.

El Apache posiblemente diga presente para bancar desde afuera a sus compañeros, pero quien se llevará todos los flashes será el otro 10. El 10 que desde hace algunas semanas juega su campeonato: el político. Lo confirmó el mismo Román hace unos días. Irá con a la cancha con su hijo Agustín para “volver a sentirse en casa”. Y su sola presencia harán del partido con Argentinos, justo su ex club, su propio partido. Candidato a vice 2° por la lista de Ameal, Román ya encabezó dos actos con socios y este sábado observará en vivo y en directo al plantel que, tal vez, le toque reforzar de cara a la Libertadores 2020.

Por lo bajo (y por lo alto), los jugadores de Boca dijeron sentirse afectados por el clima político que se vive en los medios y dentro del club, pero que intentan mantenerse al margen y pensar únicamente en la pelea por el torneo. La derrota de River en Perú aplacó un poco los ánimos, pero a la vez exacerbó la grieta entre quienes defienden a la conducción actual y los que pretenden un cambio. El plantel tendrá una verdadera prueba de fuego.

Alfaro apostará por diez de los 11 apellidos que vienen de ganarle a Unión: tras la suspensión, Fabra reemplazará en el lateral izquierdo a Mas, que ni siquiera se concentró. Habrá más que tres puntos en disputa. Será para muchos una doble final anticipada.

El equipo: Andrada; Buffarini, López, Izquierdoz, Fabra; Salvio, Marcone, Capaldo, Reynoso; Mac Allister y Ábila.

COMENTARIOS

avatar
  Suscribirse  
Notificar de
Ir arriba