En el marco del Congreso Mundial de Móviles, se realizaron pruebas de automóviles conectados que “hablan” con su entorno.

Por Desirée Jaimovich

(Barcelona, enviada especial). Las calles de los alrededores de la sede del Congreso Mundial de Móviles o Mobile World Congress(MWC) fueron el escenario elegido para mostrar los casos de uso de vehículos conectados y conducción asistida vía 5G.

¿De qué se trata exactamente esta conducción asistida? La idea es que el conductor reciba información predictiva que le permita saber, con anticipación, si delante suyo se cruzará un peatón, un ciclista o si se podría topar con algún obstáculo en la ruta, como un auto parado en medio de la calle.

Para que esto sea posible, se necesita una buena conexión, que permita recibir la información en tiempo real y sin retrasos; y una serie de sensores para captar información que luego es procesada para que el conductor lea en la pantalla de su vehículo un mensaje de alerta advirtiéndole lo que vendrá más adelante.

El objetivo final de este tipo de tecnología es lograr una conducción más fluida y segura para evitar o disminuir los accidentes de tránsito.

Esta iniciativa llega de la mano de Telefónica, Seat, Mobile World Capital Barcelona, Ficosa, Grupo Etra y la fundación i2CAT. Para llevar adelante el proyecto también se contó con la colaboración del Centro Tecnológico de Telecomunicaciones de Cataluña (CTTC) y La Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), Ericsson y Qualcomm Technologies.

En el marco de esta prueba que se está realizando en el marco del MWC, se puede probar un vehículo conectado adaptado para este proyecto y ver cómo emite avisos cuando ocurren algunas de estas situaciones:

Un peatón cruzando. Cuando esto ocurre, el semáforo detecta, por medio de una cámara térmica la presencia de la persona y, vía Edge Computing, le informa esto a los vehículos. El conductor, de inmediato, visualiza un alerta en su pantalla.

Un ciclista en giro a la derecha. La bicicleta integra una solución de localización que, vía edge, se conecta con los vehículos en su entorno para informarles su ubicación. Las bicicletas se pueden detectar gracias a que se desplegó un sistema de balizas ultrawideband en las calles.

Vehículo detenido en medio de la calle cuando hay escasa luz. En caso de que haya un auto parado en el camino, en una zona de baja visibilidad, se activan las luces de emergencia y los coches que se aproximen recibirán, automáticamente, un aviso en el panel de comandos del vehículo.

La tecnología detrás de este proyecto

Para que esto sea posible se utiliza, en primer lugar, la tecnología Cellular Vehicle to Everything (C-V2X) que, tal como su nombre lo indica, permite que el vehículo se conecte con todo su entorno que está conformado por ciclistas, peatones, semáforos, señales, carteles, etc.

A su vez, para que los autos se comuniquen con el entorno es necesario que haya velocidad y baja latencia ( o respuesta rápida). De ahí que sea necesario recurrir al 5G y al edge computing, que permite que los datos que generan los dispositivos se procesen cerca de donde se crearon y que no tengan que atravesar grandes recorridos para ser procesados. El edge computing permite analizar los datos casi en tiempo real y eso, en materia de conducción asistida, es fundamental.

Para estas pruebas se están utilizando dos vehículos Seat: un modelo Ateca y otro Arona, que fueron modificados para poder ofrecer advertencias al conductor a través del tablero. Telefónica ofrece la conectividad extremo a extremo y, abrió su red para que otros puedan desplegar aplicaciones en el borde de la red. En este caso en particular, es para la gestión de tráfico.

Ficosa desarrolló la plataforma de comunicaciones C-V2X en el vehículo que permite la transmisión de información de un vehículo a cualquier objeto de su entorno que pueda aparecer en el camino y viceversa. Por su parte, i2CAT se encargó del desarrollo de la solución de localización ultra precisa para la bicicleta y ETRA ayudó a proporcionar conectividad en los cruces de semáforos.

Mobile World Capital Barcelona, como representante de 5G Barcelona, está a cargo de supervisar y ofrecer soporte a este proyecto; en tanto que Ericsson proporcionó la tecnología 5G y Qualcomm Technologies, la plataforma de conectividad en la comunicación directa y de redes.

Con estos casos de uso, Telefónica ayuda a que los vehículos, la infraestructura de las carreteras, las bicicletas, en resumen, todos los elementos urbanos sean nuevos sensores de la ciudad. Además, la implantación en los vehículos de la tecnología C-V2X de Ficosa dota al conductor de un “sexto sentido” que le va a permitir tomar decisiones de manera anticipada y con margen de maniobra, todo ello encaminado al avance en la constitución de ciudades más seguras y eficientes.

Aparte de estos casos de uso de seguridad, se mostrará también un caso de uso entretenimiento en el coche con la descarga de contenidos 4K a través de la red 5G que permite ofrecer nuevas experiencias mientras se viaja. En este caso el vehículo está equipado con la plataforma móvil de la próxima generación de Qualcomm Technologies que, unido al almacenamiento de los videos en el edge, permiten ver en streaming contenidos 4K.

Comentarios