Así es el proyecto argentino que busca enseñarle a los autos a manejarse solos

La universidad de San Andrés presentó un prototipo experimental del software que sirve para que un auto se maneje solo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
La Universidad de San Andrés presentó un proyecto para desarrollar el software que le permita a un auto transformarse en autónomo y transitar las calles sin conducción humana

En el campus de la Universidad de San Andrés se presentó el miércoles el prototipo de un auto que podría alcanzar cierta circulación autónoma en las calles, incluso llegar en algún momento a que no haga falta ni siquiera un conductor al mando. Se trata de un desarrollo hecho en base a un Ford Fusion Hybrid importado, que cuenta con sensores integrados (lidar, cámaras, radares, GPS, computadora) a lo que un equipo interdisciplinario le está desarrollando el “cerebro” para que en algún momento “pueda tomar decisiones”, explica Ignacio Mas, líder del proyecto, y coordinador de LINAR (Laboratorio de Inteligencia Artificial y Robótica de la Universidad).

El vehículo cuenta con un sistema de drive-by-wire que permite controlar por computadora todos los comandos del auto y posee una serie de sensores integrados que le permiten percibir el entorno y andar a través de computadoras integradas. “La Inteligencia Artificial es una disciplina que está transformando radicalmente las industrias y el mundo tal como lo conocemos”, explicó Roberto Bunge, director del Departamento de Ingeniería y director de la carrera de Ingeniería en Inteligencia Artificial, quien además vivió 10 años en Silicon Valley, cuna de estos desarrollos con los que están experimentando múltiples empresas, como Tesla, Waymo (de Google) y distintas automotrices.

El proyecto, más bien un prototipo, está en fase experimental y solo puede recorrer un camino preestablecido. “Lo más difícil -señala Mas- es diseñar el cerebro del auto, y que a partir de la información que toman los sensores, pueda tomar decisiones. Nosotros acá lo que diseñamos son los algoritmos que va a tener en cuenta para eso”, señala. “El segundo paso es que pueda interpretar el entorno específico de la Argentina y de las calles. Por ejemplo, cómo se comportan los peatones y los autos, que lo hacen de manera diferente a como lo hacen en otros lugares, donde se están llevando a cabo estas pruebas”, completa.

Qué hará la plataforma de software del Linar

El auto autónomo es el instrumento para el desarrollo de algoritmos puntuales de conducción autónoma:

Ubicación: cómo hace el auto para identificar dónde está ubicado. Utiliza GPS + RTK y mapas existentes;
Percepción: cómo hace el auto, a través de los lidar, radares, cámaras y otros sensores para percibir el mundo a su alrededor y los objetos que se mueven en su entorno);
Planificación: cómo planifica el auto para llegar de A a B de la mejor manera posible;
Control: cómo hace el auto para ejecutar su plan de moverse de un punto a otro, y cómo hace para identificar alteraciones en su entorno y adaptarse a ellas;
Tolerancia a fallas: qué hace el auto en caso de que alguno de los sensores no funcione o surja algún imprevisto.

El tipo de conducción autónoma de este prototipo es de nivel 2. Son autos semiautónomos en los que maniobras de dirección, aceleración y desaceleración pueden ser realizadas por el sistema, pero el monitoreo del entorno de conducción está bajo control humano. Existen otros aún más sofisticados, como el 3 -donde incluso puede sobrepasar otro auto-, el 4 -se maneja solo en la gran mayoría de las situaciones- y por último la automatización total, que aún no ha llegado en ninguna parte del mundo.

Universidad de San Andrés

El objetivo de la Universidad no es comercializar el desarrollo tecnológico, sino más bien “desarrollar conocimiento y publicarlo”, explica Mas. El proyecto además se inscribe en el lanzamiento de la carrera de Ingeniería en Inteligencia Artificial, la primera carrera de este tipo en el país. Roberto Bunge, director del Departamento de Ingeniería y director de la carrera de IA, explicó que el proyecto nació hace tres años y que “busca estar a la vanguardia del conocimiento”.

En 2016, otro proyecto similar se había presentado en el país, aunque no con un vehículo “de calle”. Enrique Cortés Funes y Alejandro Repetto, de IniPop, presentaron un prototipo desarrollado para el Gobierno de la Ciudad eléctrico y con 3 sensores principales, y que funcionaba de manera autónoma; no hubo más novedades sobre el mismo.

Sebastián Davidovsky

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
error: Contenido protegido !!