Ampollas, puntos rojos, hongos y más: ¿qué dice la lengua de tu salud?

El órgano muscular al que hay que prestarle atención para detectar en forma temprana problemas de salud escondidos
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Las lesiones o molestias en la lengua pueden obedecer a enfermedades locales o pueden ser manifestación de enfermedades sistémicas

El cuerpo comunica los desequilibrios que sufre, avisa cuando está pasando por un momento de desazón o enfermedad, pero hay una parte del cuerpo que es ignorada y podría ser la solución a la detección temprana de los malestares.

Síntomas evidentes como los dolores de cabeza, de espalda, fiebre, acidez suelen ser los clásicos para alertar que algo está mal; Asimismo, es la lengua la parte que se pasa por alto y sirve de gran ayuda para encontrar problemas de salud escondidos.

Jivha Pariksha – una de las herramientas de diagnóstico ayurveda- o el diagnóstico a través de la lengua sostiene desde hace cientos de años que la lengua es un órgano que puede comunicar muchas cosas. Al observar su coloración, la saburra que la cubre, el grado de lubricación o sequedad de la misma, si tiene alguna grieta, puntillado rojo, impronta dental; se puede deducir mucha información acerca del estado de salud de una persona.

Pero este descubrimiento no solo es de las medicinas orientales, la medicina Occidental también le otorga importancia al diagnóstico por la lengua. Para el médico otorrinolaringólogo, Elián García Pita (M.N. 137338) la lengua y la cavidad oral en general, pueden ser asiento de múltiples patologías, congénitas o adquiridas, y dentro de estas últimas, pueden ser infecciosas, inflamatorias, neoplásicas, y más. Asimismo, las lesiones o molestias en la lengua pueden obedecer a enfermedades locales o pueden ser manifestación de enfermedades sistémicas.

“El examen físico de la lengua realizado por un profesional de la salud, presenta una alta sensibilidad y especificidad para el diagnóstico de diferentes patologías. Pero en muchas ocasiones, los médicos u odontólogos nos valemos de exámenes complementarios para arribar al diagnóstico etiológico de la afección del paciente”, aclara García Pita.

Según la doctora y especialista en medicina ayurveda, Sol Sananes, la lengua también puede ser un sitio reflexológico del cuerpo al igual que las manos o los pies, ya que en ella están representados todos los órganos internos. “A través del diagnóstico por la lengua uno puede inferir un desequilibrio que está anclado profundamente o uno más simple”, dice la profesional.

Algunas se muestran agrietadas, otras se infectan con hongos o tienen muchos puntos rojos. Las condiciones de la lengua que muestran que el cuerpo está mal pueden ser muchas y son más comunes de lo que uno imagina. Los profesionales coinciden en que las siguientes son las afecciones que más sirven para diagnosticar malestares:

Lengua con candidiasis

“En el consultorio veo mucho desequilibrio de cándida -es un hongo que vive en casi todas partes, incluso dentro del cuerpo y produce la candidiasis oral- y aunque sus causas son multifactoriales, esta condición tiene que ver con una conjunción entre la cándida y la inmunidad debilitada. Así la cándida va creciendo y puede convertirse en una infección que requiera tratamiento”, sostiene Sananes.

Lengua con grietas o fisuras

Para García Pita esta suele hacer referencia a una entidad denominada “lengua fisurada”. Por un lado, esta representa una variante anatómica más de la lengua y por otro, puede ser una manifestación secundaria de desórdenes genéticos o patologías poco frecuentes.

Lengua con puntos rojos

Cuando la lengua presenta un color más rojizo que rosa podría significar que hay deficiencia de vitaminas como el ácido fólico, la b12 o hierro. “Nosotros tenemos las papilas gustativas que son puntitos rojos, pero si tenés un puntillado rojo demasiado intenso, eso no es normal en la lengua y está indicando un desequilibrio. Por ejemplo, si está en la punta de la lengua puede significar un problema en el corazón”, destaca Sananes.

Lengua con llagas o ampollas

“Ésta lesión, puede ser secundaria a un grupo de enfermedades denominadas ampollares, o también pueden ser producto de lesiones traumáticas, infecciosas o secundarias a fármacos, entre otras etiologías”, aclara García Pita. Para la medicina Oriental, estas pueden ser indicadores de sobreingesta de comidas ácidas o picantes, e incluso una respuesta al estrés crónico.

Sin embargo, coinciden los profesionales en que alteraciones de la movilidad de la lengua o de su forma deben motivar a los pacientes a hacer una consulta con el médico especialista u odontólogo para asegurarse de que toda la cavidad bucal está en buenas condiciones de salud.

“La mala higiene dental, el uso de antibióticos en forma indiscriminada sin una prescripción médica y ciertas enfermedades o medicamentos que generan inmunosupresión, pueden favorecer la infección de diferentes microorganismos que generan enfermedades infecciosas de la lengua y requieran un tratamiento adecuado y oportuno”, añade el doctor García Pita.

Para Sananes, en el caso de la medicina ayurveda la salud depende de la capacidad que se tiene de digerir todo lo que entra por los sentidos. “No tenemos que digerir sólo lo que comemos sino también lo que olemos, lo que vemos, lo que sentimos y pensamos ya que lo que no podemos digerir se transforma en toxinas que viajan por el cuerpo, se depositan en lugares débiles generando enfermedades”, dice. Y concluye: “A la noche se depositan en la lengua, por eso es importante a la mañana con una cucharita de té o un limpia lengua limpiarse la suciedad”.

Victoria Vera Ziccardi

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
error: Contenido protegido !!