Fiesta negra: cayeron las “viudas negras” que la robaron 70 mil dólares a un empresario

Las acusadas de drogar y desvalijar a un gastronómico en su departamento de Recoleta fueron detenidas este domingo a la madrugada en la zona de Quilmes
Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Cinthia Novillo, una de la viudas negras atrapadas

Cinthia Novillo, alias “Mica”, cuenta con una condena previa y años de antecedentes: entre sus víctimas está el futbolista Walter Busse. Su cómplice, “Maru”, sería menor de edad

Por Martín Candalaft

Tras más de dos meses de fuga, Cinthia Novillo, alias “Mica”, acusada de ser la viuda negra más prolífica de la historia porteña reciente, se lo tomó con calma. Se sentó en el asiento trasero de un patrullero de la Policía Bonaerense, las manos esposadas junto a una joven detenida junto a ella, “Maru”, su cómplice: las dos eran buscadas desde fines de mayo por embaucar, drogar y robarle más de 70 mil dólares en efectivo y joyas a un empresario gastronómico.

Cinthia pasaría la noche en una celda pero, básicamente, estaba vestida para salir. La historia de su caída, para una prófuga de alto perfil, es un tanto insólita.

Eran casi las 7 de la mañana cuando llegó un llamado anónimo a la Comisaría 4° de San Francisco Solano que denunció que en una casa de la zona se realizaba una fiesta electrónica clandestina en plena cuarentena. Cuando los patrulleros de la Bonaerense llegaron al lugar se encontraron con alboroto, música y luces provenientes del interior. Pocos segundos tardaron los que bailaban en notar la presencia policial y comenzar una huida masiva por una puerta lateral. Entre los que escapaban despavoridos había dos mujeres que corrían más que el resto, un hombre corría junto a ellas.

Para eludir a los efectivos, las dos mujeres saltaron una medianera y se metieron en una casa vecina para esconderse. Los policías finalmente lograron atraparlas y cuando las identificaron entendieron por qué huían con tanta desesperación: eran “Mica” y “Maru”. Reconocían su historia, revelada por Infobae.

“Los policías llegaron al lugar junto a personal de la agencia de fiscalización municipal y comprobaron que efectivamente había una fiesta en una casa particular. Al notar la presencia de los efectivos salieron todos corriendo. Los tres detenidos intentaron escapar por la parte de atrás. Las dos mujeres y el hombre empezaron a saltar medianeras, por los patios de las casas hasta que se metieron en una vivienda y ahí fueron detenidos”, explican fuentes judiciales a cargo del procedimiento.

“Mica”, con 36 años, cuenta con una condena en su contra: tres años de prisión en suspenso por más de seis ataques a contadores, empresarios y el futbolista Walter Busse con la misma modalidad de drogar y saquear, una pena “acordada” entre las partes según el fallo del Tribunal N°3 de febrero de 2019 que relató botines voluminosos con teléfonos Apple, trajes Prada, autos Mini Cooper, joyas, efectivo y tarjetas de crédito, además del perro sharpei del futbolista.

“Maru”, reveló la contrastación de sus datos, es menor de edad: fuentes policiales aseguraron que la detenida tiene sólo 17 años. El hombre que cayó con ellas, Cristian Duckardt, de 29 años, oriundo de Quilmes, también sería también parte del esquema.

Luego de las detenciones, los tres fueron llevados a la Comisaría 4° de Solano donde comenzaron a comprobar sus antecedentes. El legajo de Novillo reveló algo sorprendente. El Juzgado Federal N° 1 de San Isidro la buscaba desde enero de 2015 en una causa por secuestro extorsivo, algo que no consta en su condena de 2019. No solo eso: junto a la causa por el robo en Recoleta tiene otras cuatro cuentas pendientes.

“Las cinco causas que tiene abiertas son por robar de la misma manera, con la modalidad de viuda negra. Salvo en la del empresario de Recoleta, en las otras captaba a sus víctimas en un reconocido boliche que queda sobre avenida Figueroa Alcorta. Después los terminaba drogando y robando en sus departamentos”, aseguró a Infobae una fuente judicial con acceso al expediente.

Sin embargo, a pesar de toda supuesta carrera criminal, Novillo no se fue demasiado lejos. Oriunda de Berazategui, diversos detectives la ubicaban dentro del radio de Quilmes.

Por el incidente de la fiesta clandestina, a los tres se les formaron dos causas, una por violación al decreto presidencial que impuso la cuarentena, que lleva adelante la Justicia Federal y otra causa por violación de domicilio, por ser encontrados escondidos en la casa de un vecino, que instruye el fiscal de Quilmes Ariel Rivas.

Según pudo comprobar este medio de fuentes policiales, cerca del mediodía fueron liberados la menor de edad y el hombre porque el delito por el fueron detenidos es excarcelable y ellos no contaban con pedido de detención. La única que quedó detenida fue Novillo que entre lunes y martes será trasladada a la fiscalía porteña del doctor Daniel Pavlovsky, que la indagará por el robo de Recoleta.

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter