Por Rodolfo Palacios.- “No estoy de novia y si lo estuviera no tendrían por qué saberlo. No busquen chismes. No soy ni Pampita ni la China Suárez”. Nahir Galarza se enoja cuando se le pregunta si tiene novio. Lo dice ella y lo aclara su entormo: “No le gusta que le pregunten sobre su vida privada. Ya antes de que se hiciera conocida por lo que pasó era así: reservada”.

La joven de 20 años, condenada a perpetua por matar de dos balazos a Fernando Pastorizzo el 29 de diciembre de 2017, con el arma reglamentaria de su padre policía, se pone de mal humor cuando ve notas sobre su presunto noviazgo con Matías Caudana, el joven absuelto en una causa por narcotráfico que comenzó a visitarla y fue señalado como su novio.

“No puedo dar información al respecto. Sólo que en diciembre de 2018, le tramité el pedido de visitas al penal femenino a mi defendido. Luego, entiendo que continuaron con su relación de amistad. Desconozco si la podemos calificar de noviazgo, si bien es posible”, dijo Augusto Laferriere, abogado de Caudana.

Lo que no se puede negar es que Nahir recibe cartas de pretendientes. Uno de ellos le escribió desde Miami. Otro desde España. Pero la mayoría de las cartas son de apoyo, no tiene que ver con algo amoroso.

También recibe llamados o esquelas de presos que le proponen encuentros. No sólo varones. Es más, según Nahir, una de sus amigas en la cárcel de Paraná se enamoró de ella y comenzó a acosarla, por eso la denunció.

“Sólo pienso en cultivarme leyendo y escribiendo y estudiando Psicología”, dice Nahir. Por su afición a la lectura, que va de Carl Jung a Fabián Casas y César Aira, el encargado de una editorial porteña le enviará libros y pidió ver su producción escrita.

Nahir escribe poemas en un cuaderno y asiste a un taller literario. Ahora puede ver películas: le gustó El ángel y elogió las actuaciones de Toto Ferro, Chino Darín y Peter Lanzani. También le gustó Cecilia Roth, a quien ya vio en otras películas. En un Mp4 escucha a Soda Stereo y a Andrés Calamaro. “Por su edad, tiene los gustos de sus padres”, contó un allegado.

Además recibió propuestas para escribir un libro del caso, pero no quiso. Prefiere escribir ficción. También le ofrecieron adaptar su historia a una película y un documental, pero hasta hora no hay nada firme. Y ella prefiere el perfil bajo, aunque es difícil: se han hecho remeras con sus frases y hasta tres muñecas.

Aún pareciera no ser consciente de la repercusión del caso.

—¿Tenés ganas de enamorarte? -le preguntó Infobae en la primera nota que concedió a un medio, el año pasado.

—Nunca me enamoré, pero supongo que en algún momento va a pasar. De lo que sí estoy segura es que todo lo que pasé me sirvió para darme cuenta de muchas cosas. Creo que ahora tengo un pensamiento más libre, una mente más abierta. No repetiría muchas cosas. De verdad, no lo pensé pero creo que no tendría problemas en enamorarme

La historia con su “novio”

A fines de 2018, con gesto decepcionante, Nahir Galarza escuchaba del otro lado del teléfono mientras un familiar le leía las palabras que Matías Caudana, el joven que se presenta como su novio, había pronunciado a la revista Gente:

“Yo sabía quién era ella por la televisión. Grité su nombre y, cuando se dio vuelta, le hice un gesto de que la iba a llamar. Ella sonrió y asintió con la cabeza. Hablamos por teléfono y nunca me importó lo que se decía de ella. No nos dimos ni un beso”.

Antes de cortar la llamada, la joven reveló: “No cumplió con su palabra. Me dijo que no iba a hablar con los medios. Siento que con esa actitud busca ser famoso y no conocerme”.

Caudana tiene 20 años, como Nahir. Fue absuelto en un juicio en el que su padre fue condenado a 12 años de prisión por narcotráfico.

Su abogado, Augusto Lafferriere, confirmó a Infobae que su defendido no dará más notas. “Me llamó para decirme que Nahir estaba enojada porque él había hablado con la prensa. Por eso decidió no dar más entrevistas. De hecho tienen que conocerse porque hasta ahora hablaron por teléfono y se vieron de pasada”, dijo el penalista.

Por entonces, Nahir le había dicho a Infobae que no estaba de novia y que no conocía a Caudana, quien había pedido autorización judicial para verla.

—¿Por qué negaste conocerlo? -le preguntó Infobae a Nahir.

—¡Es que no lo conocía! Lo vi una vez y fueron segundos. Además es mi vida privada. No soy una actriz. Ni soy de la farándula. Me quieren entrevistar de la televisión mexicana, de España y de otros países. Además no estoy enamorada ni lo estuve ni tengo novio. Eso es lo que puedo decir hoy.

Caudana conoció a Nahir cuando ella fue trasladada al dentista. “Nos conocimos un día que a ella la llevaron al dentista. Nahir salía de la enfermería y nos cruzamos porque a mí me estaban trasladando para ir a ver a mi abuela, que está en el mismo penal que ella”, explicó Caudana a Gente.

“Él quedó flechado cuando la vio y no le importó el motivo por el que ella fue condenada”, dijo Lafferriere.

En el juicio en su contra, Nahir dijo que Pastorizzo no era su novio. También declaró que salía con otros jóvenes.

“No le gustó que el chico haya salido a hablar a los medios. Está decepcionada y un poco enojada. ¿Está interesada en ella o en ser conocido? Ahora todos los programas empezaron a hablar de este tema, y eso la pone mal, la angustia”, contó un allegado de Nahir.

Pero ahora no está claro si es su novio, amigo o si dejó de verlo. Nahir no quiere fama, aunque en muchos casos la celebridad -aunque sea por un hecho desgraciado- es una condena paralela.

COMENTARIOS

avatar
  Suscribirse  
Notificar de