“Si los extraterrestres quisieran conquistarnos, lo habrían hecho hace mucho tiempo”

Ricardo González, ufólogo, autor de 20 libros sobre el tema, el investigador del fenómeno OVNI peruano dialogó con Infobae Cultura sobre sus experiencias de avistamientos y contactos de tercer tipo, como de las nuevas revelaciones del Pentágono que autentican la existencia de objetos voladores con tecnología desconocida, entre otros temas
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
El investigador del fenómeno OVNI Ricardo González, en las pirámides de Egipto

Hace solo unos días se dijo que el programa Fuerza de Tarea de Fenómenos Aéreos No Identificados del Pentágono, revelará antes de fin de año un informe detallado sobre avistamientos de vehículos aéreos inexplicables, los famosos OVNIs, se anunció un artículo del New York Times.

Sin embargo, no se espera que los informes develen al mundo la existencia de naves alienígenas, sino que el enfoque principal es descubrir si otra nación está utilizando tecnología de aviación emergente, lo que podría amenazar a los Estados Unidos.

Esto sucede luego que el Departamento de Defensa de EEUU autenticó tres videos no recientes de naves captadas por sus cámaras, y el gobierno japonés confirmase que está preparando protocolos ante un eventual ataque extraterrestre, temas que tuvieron una amplia repercusión en los medios y redes sociales.

En ese sentido, en un artículo reciente de Infobae, Luis Elizondo, ex jefe del Programa Avanzado de Identificación de Amenazas Aeroespaciales -el anterior programa del Pentágono que estudiaba el fenómeno- aseguró: “Existe tecnología mucho más avanzada que la nuestra y no podemos hacer nada al respecto”

Elizondo, hoy al frente del show de TV No Identificado, de History, agregó que “se trata de un fenómeno global, no ocurre sólo en Estados Unidos” y que ante la pregunta sobre “si hay vida en este universo más allá de la Tierra” considera que “hay evidencia muy convincente que sugiere que es un escenario muy probable”.

Infobae Cultura contactó a Ricardo González Corpancho (Lima, 1974), un reconocido testigo de “encuentros cercanos”, investigador y escritor peruano, que lleva publicados 20 libros sobre el tema -traducidos al inglés, italiano, francés, portugués y alemán- y que participó de numerosas conferencias y congresos internacionales, en universidades y en espacios como el Instituto de Ciencias Noéticas, EE.UU, fundada por el astronauta del Apolo XIV Edgar Mitchell.

González ingresó en la investigación del fenómeno ovni tras un avistamiento en Perú durante su adolescencia y a los 22 años debutó con su ópera prima, Los maestros del Paititi, en donde narra su expedición hacia las selvas del Manú tras la leyenda de la ciudad perdida de los incas y su probable conexión con la existencia de un secreto mundo subterráneo.

Una de las particularidades sobre este autor y ufólogo es que asegura haber entrado en contacto con inteligencias extraterrestres vinculadas a la región estelar de Alfa Centauri, sobre lo que habla en este entrevista vía mail. En este intercambio vía mail, González se explaya sobre estos temas desde su hogar al pie del mítico Cerro Uritorco, en Argentina.

– Usted ha escrito una veintena de libros con la temática ovni, ¿por qué considera que para gran parte de la humanidad la posibilidad de que exista vida extraterrestre inteligente es solo un tema de ciencia ficción?

-No creo que sea exactamente así. Pienso que en estos tiempos que vivimos la cifra de escépticos ha disminuído considerablemente. Distintas encuestas de opinión, realizadas a escala internacional, señalan que la mayoría de la gente acepta la posibilidad de vida inteligente extraterrestre, e incluso muchas personas consultadas sobre el tema no descartan los reportes de encuentros cercanos. Es a nivel oficial y en los círculos científicos que los ovnis y su vinculación con presuntas inteligencias no humanas se toma con pinzas, a veces con una postura de negación. Y es que este asunto pone en jaque los paradigmas culturales: nuestros actuales conocimientos científicos, nuestras creencias y religión, nuestra historia y proceso evolutivo en la Tierra, todo lo que pensamos o sabemos puede verse en colisión con este fenómeno. Pero hay que comprender que el fenómeno ovni no es materia de creencias, sino de información.

-Asegura haber entrado en contacto con seres extraterrestres vinculadas a la región estelar de Alfa Centauri, que le habrían anunciado con anticipación experiencias de contacto que pudieron ser verificadas en ocho ocasiones por periodistas y especialistas en el fenómeno ovni. ¿Cómo fue esa experiencia de contacto?, ¿por qué cree que lo eligieron a usted?

-Empecé a investigar este fenómeno a raíz del avistamiento de un ovni en la ciudad de Lima, en el verano de 1988. En aquel entonces era un adolescente. Con el transcurrir de los años, me adentré de lleno en la experimentación y viví cosas increíbles, insólitas, entre ellas la recepción de supuestos mensajes telepáticos que entregaban información exacta sobre las próximas apariciones. Así, en el lugar, fecha y hora previamente indicados por “ellos”, se manifestaban extrañas luces y objetos ante la presencia de nuestro grupo de investigación. Quedamos atónitos. Luego repetimos este proceso invitando a reconocidos periodistas e investigadores del fenómeno ovni que pudieron constatar estas experiencias. Podría citar el caso de Paola Harris, ex asistente de campo del astrónomo norteamericano J. Allen Hynek, el “padre de la ufología” que trabajó con la Fuerza Aérea (USAF). Harris no solo vio estos objetos en un contacto programado en Monte Shasta, al norte de California, en 2014, sino que, además, fue protagonista, al lado de otros testigos, de un encuentro cercano con una entidad humanoide, de aspecto nórdico y enorme estatura que surgió en el medio del bosque. Era un “hombre” como nosotros, gigante, arriba de los dos metros de estatura, vestido con una suerte de enterizo color azul marino. Yo también estuve allí y puedo dar fe de esto. Vivir, pues, semejantes experiencias, es inenarrable. Considero que quienes las afrontamos no somos personas ni especiales ni “elegidas”; aquí lo importante es la experiencia en sí misma y no quién la vivió. Tal vez “ellos” calcularon que a través del testimonio de personas comunes, como mi caso, se podría llegar a un colectivo mayor. Compartir el mensaje de que no estamos solos.

González es un creyente que, sin embargo no abraza todas las teorías que se tejen alrededor de estos fenómenos de manera ciega, como la de los Alienígenas ancestrales o Primeros cosmonautas, que asegura que los seres humanos fuimos visitados en el pasado por seres de otros planetas y que tuvieron un rol decisivo en el desarrollo de la humanidad y que, entonces, eran vistos como dioses. En puntos más extremos, también puede sostener que la humanidad es un producto de laboratorio de seres más allá de las estrellas, una suerte de creacionismo alienígena.

– ¿Está de acuerdo con la Teoría de los alienígenas ancestrales?, ¿por qué?

-Nací y crecí en un país fecundo de misterios como es Perú, rico en leyendas y tradiciones orales que se remontan a lejanos tiempos. Siguiendo ese hilo de información considero posible que nuestros ancestros hayan tenido conocimiento de estos seres, y que incluso, hayan tenido algún tipo de contacto. No obstante, de allí a decir que las líneas de Nazca, Machu Picchu, o las pirámides de Egipto fueron construidas por extraterrestres, es una afirmación que ya no comparto. A mi entender es una exageración.

– ¿Cuál es su hipótesis al respecto?

– Mi hipótesis es que inteligencias de otros mundos pudieron haber tenido comunicación con nosotros en el pasado, y que detrás de las leyendas y mitos que podemos hallar en todo el mundo, en donde se describe el arribo de “dioses de las estrellas” que imparten conocimientos, hay una pista que deberíamos rastrear y no adjudicarla solo a la imaginería religiosa y los arquetipos. Si vencemos nuestros prejuicios y examinamos con objetividad lo que el pasado nos cuenta, nos llevaremos una gran sorpresa…

-Usted dice “si vencemos nuestros prejuicios y examinamos con objetividad lo que el pasado nos cuenta, nos llevaremos una gran sorpresa”, ¿qué sorpresa podríamos llevarnos desde sus experiencias?

-Como decía, pienso que nunca estuvimos solos. Este fenómeno es tan antiguo como la humanidad misma. Y una de las posibles grandes sorpresas es que “ellos”, tal vez, tuvieron un rol importante en la evolución de la especie humana. Lo que actualmente nuestra ciencia sueña, como la futura terraformación de Marte, es una realidad ya superada por estos seres.

-¿Por qué considera que finalmente el Departamento de Defensa de EEUU autenticó tres videos no recientes de naves captadas por sus cámaras?

-Así es. Aunque este material de la Armada Naval norteamericana procede de 2004 y 2015, fue en 2017 cuando el asunto se paseó por los principales medios de todo el mundo. El Pentágono, arrinconado ante las presiones de distintos grupos de investigación, aceptó la autenticidad de estos videos de ovnis y hasta salieron a hablar los pilotos de combate implicados, como fue el caso de David Fravor quien, sin pelos en la lengua, dijo a los medios que lo visto “no era de este mundo”. Me resultó curioso que tan delicado material se vuelva a publicar el pasado mes de abril, en plena cuarentena. Investigué y de acuerdo a mis fuentes en Estados Unidos se hizo así para medir, nuevamente, el impacto de esta noticia en la gente, justo cuando medio planeta anda encerrado en sus casas y pegado a internet.

-¿Cómo tomó la noticia de que el gobierno japonés confirmó que está preparando protocolos ante un eventual ataque extraterrestre?

-No está claro si el ministro de defensa japonés, Taro Kono, habló en serio durante su polémica rueda de prensa. De hecho, al referirse al tema ovni se ha declarado escéptico. Ahora bien, si Japón está considerando prepararse para enfrentar una amenaza desconocida solo estaría siguiendo los pasos de Estados Unidos y otras potencias. Personalmente creo que nosotros, los humanos, somos nuestros verdaderos enemigos. Si los extraterrestres quisieran conquistarnos hace mucho tiempo lo hubiesen hecho.

-¿Qué considera que puede revelarnos el anuncio de que antes de fin de años el programa Fuerza de Tarea de Fenómenos Aéreos No Identificados del Pentágono, revelará un informe detallado sobre avistamientos de vehículos aéreos inexplicables, tal como se dijo en un artículo del New York Times?

-Con los militares norteamericanos nunca se sabe. Espero que no se trate de una maniobra de desinformación.

-¿Piensa que estos anuncios pueden generar un cambio de paradigma con respecto a cómo se mira el fenómenos?

-Si se le dice la verdad a la humanidad, desde luego que estaríamos ante un cambio de paradigma. Hay que estar preparados. Albert Einstein lo expresó muy bien: “la mente es como un paracaídas, solo funciona si se abre”.

Por Juan Batalla.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter