La suerte, según la RAE, es el “encadenamiento de los sucesos, considerado como fortuito o casual”. La suerte es tan inesperada como inexplicable y llega en los momentos más insospechados. Sólo así se puede explicar que un hombre se haya convertido en millonario de la noche a la mañana ganando uno de los mayores premios de la historia de la lotería.

Charles W. Jackson es un jubilado de 66 años que trabajó durante toda su vida al frente de su tienda de objetos militares. Hace quince días quedó a comer con su nieta y decidieron ir a un restaurante vietnamita, ya que la joven es una gran aficionada a la cocina asiática. Comieron, disfrutaron y, en el momento del postre, el camarero les regaló la tradicional galleta de la suerte.

Su nieta dio a Charles la galleta pero no se encontró la tradicional frase que suele proceder de un proverbio chino, sino una secuencia de números. Recordó que esa semana había un gran bote en la lotería Powerball de Estados Unidos, un sorteo similar al de la Primitiva en España, así que decidió usar los números que aparecieron en la galleta de la suerte para ese sorteo.

344 millones de dólares

Charles dejó a su nieta en casa después de comer y se fue tranquilamente a casa a disfrutar con su mujer. Al día siguiente, al despertarse, recordó que había jugado un boleto de la lotería y se fue a comprobar los números que habían salido ganadores. Tras verificar la combinación con su boleto pensó que había ganado 50.000 dólares ya que cinco de los seis números ganadores coincidían.

Fue corriendo a decírselo a su mujer, pero ésta no se lo creyó y le obligó a ir de nuevo a comprobar los números. Esta vez Charles lo hizo detenidamente y verificó que no sólo había tenido cinco aciertos, sino que los seis números de la combinación ganadora estaban en su boleto: había ganado el premio gordo, el bote de 344 millones de dólares.

“No te lo vas a creer, los tengo todos”. La CNBC recoge la frase con la que Charles anunció a su mujer que se habían convertido en millonarios. Su mujer le preguntó cuánto había ganado, pero él no sabía la cantidad exacta, así que le pidió que lo buscara en Google. Cuando le confirmó que eran los ganadores de 344 millones, no se lo podía creer.

Los grandes botes de la lotería en Estados Unidos se anuncian también en las autopistas (Reuters/Mike Blake)© Proporcionado por Titania Compañia Editorial S.L. Los grandes botes de la lotería en Estados Unidos se anuncian también en las autopistas (Reuters/Mike Blake)
El día que recogió su cheque gigante y se anunció que era el ganador confesó que no esperaba esa suerte: “Juegas para ganar, pero nunca esperas ganar todo el bote”. Recién jubilado y con todo el tiempo del mundo por delante, Charles y su mujer preparan ya el resto de su vida convertidos en nuevos millonarios casi por casualidad.

Un millón para su hermano

El organismo de loterías de Estados Unidos ofrece a los ganadores dos fórmulas de cobrar grandes premios: pueden prorratearlo a 30 años y ganar todo el premio o cobrarlo en efectivo y al instante con una reducción del 30 por ciento. Charles eligió esta segunda opción, por lo que ha ganado 223 millones de dólares que, después de impuestos, se quedarán en 158, aproximadamente unos 140 millones de euros.

El ganador asegura que su vida no va a cambiar mucho, pese a la enorme cantidad de dinero que ha ganado: “Seguiré usando vaqueros aunque, probablemente, me compraré algunos nuevos”. Eso sí, tiene claro que donará parte del premio a diversas ONGs, entre ellas un hospital para niños, y que llevará a toda su familia a conocer Vietnam, el lugar donde comenzó todo.

Pero si algo tiene claro Charles es dónde irá el primer millón de dólares. Hace años se hizo una promesa junto a su hermano según la cual si alguno de los dos ganaba una fortuna a la lotería, daría al otro un millón de dólares. El ganador ha asegurado que es lo primero que hará, aunque según la WSOCTV, su hermano ya le había tomado la delantera: “Teniendo en cuenta que soy tu único hermano… ¿podrías darme dos millones en vez de uno?”

Nunca, al menos que se sepa, una galleta de la suerte trajo a nadie tanta fortuna, al menos que se pueda medir en dinero contante y sonante. Y si a alguien vuelven a salirle varios números en uno de estos dulces, que sepa que hay botes en la Primitiva, en el Euromillones y hasta en la lotería Mega Millones de Estados Unidos, éste con más de 530 millones de dólares en juego.

COMENTARIOS

COMENTARIOS

avatar
  Suscribirse  
Notificar de