Hallaron en Santa Cruz restos de un dinosaurio que vivió hace 70 millones de años

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter

Es de la especie de los megaraptores. La expedición que lo encontró había quedado varada en marzo en El Calafate por la pandemia.

Los restos de un dinosaurio carnívoro que vivió hace 70 millones de años y que fue descripto por los paleontólogos como “formidable y esbelto” fue hallado por un grupo de científicos en el suroeste de la provincia de Santa Cruz. Medía 10 metros de largo. “Eran animales más esbeltos, más preparados para la carrera, con colas largas que les permitían mantener el equilibrio. A la vez tenían patas musculosas, pero alargadas para dar grandes pasos”, dijo Rolando Aranciaga, uno de los integrantes del equipo, becario del CONICET, en el Museo Argentino de Ciencias Naturales.

Megaraptor similar al hallado en Santa Cruz
Megaraptor similar al hallado en Santa Cruz

Por su parte, el jefe del Laboratorio de Anatomía Comparada de dicho museo e investigador del Conicet, Fernando Novas, comentó que este nuevo hallazgo permitirá “conocer cómo fueron estos dinosaurios en este rincón de la Patagonia y conocer sus relaciones de parentesco con los megaraptores encontrados en otras partes del mundo”.

La expedición es recordada porque apenas desatada la pandemia quedó varada en El Calafate, donde cumplió la cuarentena tras el hallazgo de los restos. Tuvieron que esperar varios días para poder volver a Buenos Aires debido al cierre de las “fronteras” provinciales y de los vuelos de cabotaje. Pero finalmente lo lograron cuando por dos días se habilitaron la salida de ese localidad santacruceña.

Novas fue quien descubrió el primer ejemplar de este grupo de dinosaurios en el año 1996, en la provincia de Neuquén, y fue quien acuño el nombre Megaraptor (“gran rapaz”) para esta criatura.

“Hemos encontrado un ejemplar muy grande de un nuevo megarraptórido, los cuales eran dinosaurios carnívoros formidables, porque tenían un conjunto de adaptaciones para la caza que era realmente espectacular”, agregó Aranciaga sobre los fósiles hallados en el suroeste santacruceño. Y expresó: “A diferencia del Tyrannosaurus Rex, los megaraptores eran animales más esbeltos, más preparados para la carrera”.

Los megaraptores tenían varias características que permiten describirlos como letales. Según relató Aranciaga, “las armas principales de los megaraptores estaban en sus brazos, porque eran extremadamente alargados y musculosos, al tiempo que tenían garras a modo de guadaña en sus dedos pulgares, las cuales tenían un borde afilado y alcanzaban los 40 centímetros de largo, por lo que es probable que este animal haya conferido profundos zarpazos contra sus presas”.

Los megaraptores más pequeños que se conocen miden unos cinco metros, en tanto que los más grandes alcanzan longitudes similares a este ejemplar encontrado al suroeste de Santa Cruz durante la última campaña realizada durante marzo.

Para extraer a este animal, que se encontraba en una roca extremadamente dura, hubo que emplear maquinaria apropiada como la cortadora de roca, con la cual se fueron abriendo canaletas en las cercanías de los fósiles. En una labor que demoró unas dos semanas, con cinceles y martillos, los paleontólogos retiraron la roca que rodeaba al ejemplar a fin de retirar cada uno de los huesos.

“Finalmente, se cubrió con yeso y con vendas a la roca que contenía en su interior al fósil, con el fin de que éste no se destruyera durante su transporte hasta Buenos Aires”, describió Aranciaga. La espera para regresar sin duda valió la pena tras este hallazgo, aunque no se descuenta que el lugar sea un verdadero “parque jurásico” que puede dar muchas sorpresas en cuanto a los hallazgos.

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter