tanque de combustible

No importa que se haya encendido la luz amarilla que avisa que estamos en Reserva, aún quedan unos kilómetros de changüí antes de pasar por la estación de servicio.

Falta de tiempo, dinero, la fiaca que genera cambiar de recorrido para pasar por una estación de servicio, y el cálculo preciso de los optimistas que “nunca se quedaron varados por falta de combustible” pueden ser algunas de las razones para prorrogar algo que será inevitable.

Sin embargo, circular con las últimas gotas de combustible en el tanque puede afectar la mecánica del auto.

Cuanto menos combustible haya en el depósito, más fuerza tendrá que hacer la bomba para llevarlo hasta los inyectores. Esta sobreexigencia puede ocasionar que la bomba inyectora o de combustible termine quemándose y, en consecuencia, que además del auto también sufra nuestro bolsillo.

Las bombas de combustible o inyectoras tienen distintos precios, que varían según el modelo y antigüedad del vehículo. Y a eso hay que sumarle la mano de obra.

Otro inconveniente es que tanto la nafta como el diésel tienen impurezas que se depositan por decantación en el fondo del depósito. Esa basura no sólo puede dañar la bomba, también puede obstruir uno o varios inyectores, ocasionando serios desperfectos en el motor.

Lo más recomendable para el vehículo es circular siempre con el tanque por encima del cuarto de depósito.

¿Cuántos kilómetros se pueden circular con la reserva del tanque?

La cifra varía en función del tamaño del tanque de combustible, pero por norma general el vehículo tiene que poder circular al menos durante 45 kilómetros más.

COMENTARIOS

avatar
  Suscribirse  
Notificar de