11-S: Estados Unidos recuerda a las víctimas a 20 años de los peores atentados terroristas en la historia del país

El presidente norteamericano, Joe Bieden, su esposa Jill y los ex mandatarios Barack Obama y Bill Clinton honran la memoria de las 2.977 víctimas de los ataques perpetrados por 19 terroristas en 2001
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Torres gemelas

La ciudad de Nueva York inició este sábado los actos de conmemoración de los atentados del 11-S con una solemne ceremonia en el lugar en el que estaban las Torres Gemelas.

 

Estuvieron presentes familiares de las cerca de 3.000 víctimas, así como el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y los exmandatarios Barack Obama y Bill Clinton.

A diferencia del año pasado que fueron virtuales por la pandemia, las ceremonias de este año son presenciales.

En una soleada mañana, como la que se vivió aquel 11 de septiembre de 2001, la ceremonia comenzó con el desfile de representantes de los servicios de emergencia portando una bandera estadounidense, tras lo que el Young People’s Chorus de Nueva York entonó el himno nacional. Después de un momento de silencio a las 08.46 hora local (12.46 GMT), cuando el primer avión impactó una de las torres, Mike Low, padre de una de las azafatas que volaba en él, pronunció un corto discurso, que marcó el inicio de la lectura de los nombres de las víctimas.

En la ceremonia, en la que el cantautor Bruce Springsteen interpretó su canción “I’ll See You in My Dreams” (Te veré en mis sueños), se marcaron con momentos de silencio los instantes en los que tres de los aviones que fueron secuestrados el 11 de septiembre impactaron contra las Torres Gemelas y el Pentágono, y un cuarto cayó en una explanada en Pensilvania.

En acto en el Pentágono, el Secretario de Defensa, Lloyd Austin, recordó “no sólo a los compañeros caídos, sino la misión que compartían”. “Recordamos su compromiso común de defender nuestra república… y de enfrentarnos de lleno a los nuevos peligros”, agregó.

“Casi una cuarta parte de los ciudadanos que hoy defendemos nacieron después del 11 de septiembre. A medida que pasan los años, debemos asegurarnos de que todos nuestros conciudadanos estadounidenses conozcan y comprendan lo que ocurrió aquí el 11-S… y en Manhattan… y en Shanksville, Pensilvania”, afirmó.

Las ceremonias de este año cobran un especial significado. A la salida accidentada de las tropas estadounidenses de Afganistán tras la vuelta al poder de los mismos talibanes a los que desalojaron hace casi 20 años por cobijar a los ideólogos de los atentados perpetrados por Al Qaida, se suma la vuelta a cierta normalidad tras el zarpazo del covid-19, que se ensañó en particular con Nueva York.

En un video publicado la víspera del aniversario, Biden pidió a los estadounidenses unidad. “Para mí es la principal lección del 11 de septiembre. En el momento de mayor vulnerabilidad, (…) la unidad es nuestra mayor fuerza”, declaró el presidente en su mensaje.

A la 13:15, siempre hora local, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton, la senadora Gillibrand (demócrata de Nueva York) y varios funcionarios electos y sindicales asistirán a una ceremonia en la azotea organizada por One Fair Wage, una organización sin fines de lucro dedicada a los trabajadores de servicios, para rendir homenaje a los trabajadores de Windows on the World, un restaurante situado en la cima del World Trade Center.

Las ceremonias s en medio de fuertes medidas de seguridad. perdió a 343 miembros el 11 de septiembre de 2001, celebrará un servicio conmemorativo en la emblemática Catedral de San Patricio, según una nota enviaseda a los familiares de los más valientes de la ciudad.

A lo largo del día, los voluntarios empaquetarán 200.000 comidas para City Harvest en el Museo Intrepid del Mar, el Aire y el Espacio, en un esfuerzo organizado por el Día del 11-S, el grupo detrás del Día Nacional del Servicio y el Recuerdo del 11-S. Los turnos para empaquetar comidas para los neoyorquinos necesitados comienzan a las 8, 11, 14 y 17 horas, según un comunicado de prensa del miércoles de la organización.

En Staten Island, hogar de muchos agentes de policía y bomberos actuales y antiguos, el Memorial Staten Island Postcards 9/11 en honor a los 263 residentes de Staten Island que murieron en los atentados del 11 de septiembre tendrá lugar en las salidas de St. George’s Empire. Además, está previsto que De Blasio intervenga en el acto, que comenzará a las 18:30 horas y será retransmitido en directo en la página de Facebook del presidente del distrito de Staten Island.

Cuando se ponga el sol, una luz azul se extenderá seis kilómetros hacia el cielo desde el techo del Battery Parking Garage, replicando las formas de las Torres Gemelas, en una muestra de arte conmemorativa, el Tributo en Luz.

También el sábado por la noche, los Yankees y los Mets se enfrentarán en una Subway Series en el Citi Field de Queens. Antes del partido, el antiguo entrenador de los Amazins, Bobby Valentine, hará el primer lanzamiento ceremonial a Joe Torre, que dirigió a los Bronx Bombers en 2001. Los jugadores de ambos equipos llevarán gorras de la FDNY y de la policía de Nueva York, y se espera que asistan varios antiguos miembros de ambos clubes.

Las ceremonias se desarrollan en medio de fuertes medidas de seguridad.

“No consideramos la Zona Cero como el único blanco potencial mañana (sábado), vamos a proteger toda la ciudad. No hay amenazas específicas y creíbles contra la ciudad de Nueva York, en este momento. Pero desplegaremos recursos masivos para proteger a todos los neoyorquinos y a nuestros visitantes”, dijo el viernes el alcalde Bill de Blasio.

Muchas son las personas que se han desplazado esta semana sobre todo a Nueva York para homenajear a las 2.977 víctimas de los atentados perpetrados por 19 terroristas, la mayoría saudíes, que lanzaron en la mañana del 11 de septiembre de 2001 cuatro aviones -que habían secuestrado previamente- contra las Torres Gemelas y el Pentágono, a las afueras de Washington; mientras el cuarto, que presumiblemente iba dirigido al Congreso, cayó en un campo en Pensilvania.

Veinte años después, la emoción sigue viva por este ataque brutal que conmocionó a todo un país y al mundo entero. El reborde de las piscinas donde están inscritos los nombres de las 2.753 víctimas de las Torres Gemelas se iba llenando de flores desde el jueves.

En la Zona Cero de los atentados se ha erigido el edificio más alto del país, el One World Trade Center, con 541 metros de altura, un museo y dos piscinas donde antes estaban las Torres Gemelas.

Josep Dittmar es uno de los sobrevivientes de las torres. Aquel día estaba en el piso 105 de la torre sur en una reunión cuando el primer avión se estrelló en la otra torre gemela.

Ni él ni sus colegas tenían idea de lo que estaba pasando pero veinte años después recuerda cómo pequeñas decisiones que tomó en el momento le salvaron la vida. Aún sin saber lo que estaba pasando, lo único que tenía en mente era bajar lo antes posible los 105 pisos por la escalera y salir a la calle. “No me siento culpable de haber sobrevivido. Me pregunto cómo sobreviví, pero supe relativamente rápido que lo que tenía que hacer era seguir contando la historia para poder vivir”, dijo recientemente a la AFP.

Arlene Sorano, 68 años, tiene una amiga que perdió a su hijo. Ha decidido venir en este aniversario significativo para “honrar las almas que perecieron”.

Otro mundo

Mucho ha cambiado el mundo desde los atentados del 11 de septiembre que perpetró la Al Qaida de Osama Bin Laden, abatido luego por los estadounidenses en su refugio en Pakistán.

A la invasión estadounidense de Irak y Afganistán, le siguieron los atentados en España o Francia de cariz islamista, o el surgimiento de grupos como el Estado Islámico, que han llevado los niveles del terror a cotas inimaginables y han creado escuela en muchas regiones del mundo.

Al calor de las revueltas a favor de la libertad y la democracia en muchos países del mundo árabe durante la denominada Primavera Árabe, muchos conflictos se enquistaron en atroces guerras civiles como en Libia o Siria donde los grupos islamistas pertenecientes a Al Qaida o EI también libraron una guerra sin cuartel que se está extendiendo por Estados débiles en África.

Los atentados también cambiaron profundamente la forma de viajar con fuertes medidas de seguridad en aeropuertos, aviones, estaciones de trenes o barco y controles de los servicios de inteligencia que forman ahora parte del día a día de los viajeros.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter