Cinco series de media hora para reírse todo el fin de semana

Te recomendamos algunas ficciones que prueban que el formato corto todavía tiene mucho para dar
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Community. Anárquica y repleta de ideas esta serie comenzó como un programa para la TV de aire norteamericana.

Rápidamente quedó claro que la historia creada por Dan Harmon, guionista de la celebrada animación Rick y Morty, no era para los tibios. Con todas las referencias a la cultura popular que se podían incluir en un episodio de menos de media hora y unos personajes tan difíciles de querer como imposibles de ignorar, Community no se parecía a nada que se hubiese visto antes en la cadena NBC.

Y esa peculiaridad la tuvo constantemente al borde de la cancelación más allá de que rápidamente consiguió un público de números discretos, pero pasión desbordante que seguía con fervor las aventuras de Jeff (Joel McHale), el estafador obligado a volver a la universidad para conseguir su título de abogado y sus compañeros de estudio. Entre ellos se destacaba el por entonces prometedor guionista y comediante Donald Glover que interpretaba al inocente Troy. Seis temporadas. Disponibles en Netflix.

Feel Good.

Después de una notable primera temporada, la comediante canadiense instalada en Londres Mae Martin regresa para darle una segunda oportunidad a su torturado alter ego: Mae, la comediante canadiense instalada en Londres que intenta mantener sus demonios a raya ignorándolos. Una receta para el desastre, especialmente cuando se trata de romance.

Luego de su recaída en las drogas y un breve paso por su país natal, un centro de rehabilitación y la casa de sus padres, Mae vuelve a Inglaterra todavía obsesionada con George (Charlotte Ritchie), la mujer que ama y con la que decidió romper cuando su adicción se le fue de las manos. Con un humor zumbón que apenas logra enmascarar los aspectos más oscuros del trastorno de ansiedad que sufre la protagonista -ambas en realidad- , la segunda temporada de Feel Good confirma a Martin como una de las voces más interesantes de la nueva comedia anglosajona. Dos temporadas. Disponibles en Netflix.

Socios y rivales

Mythic Quest. Batallas épicas, traiciones imperdonables, reinos enfrentados y héroes inesperados. Lo que podría ser la trama del videojuego en el centro de esta comedia también se traslada a las idas y vueltas de la empresa dónde fue creado. En este temporada con el inestable equilibrio de poder entre Ian (Rob McElhenney) y Poppy (Charlotte Nicdao), que todavía no sabe cómo lidiar con su ascenso, y el resto de la oficina sometida a los caprichos de ambos, las oportunidades para la comedia se multiplican.

La dinámica del disfuncional grupo que lideran Ian y Poppy le da lugar a episodios de una agudeza notable sobre las relaciones laborales, el empoderamiento femenino y la diversidad de género como “Grouchy Goat” o se permite un capítulo enteramente dedicado a la historia de origen de C.W. Longbottom (F. Murray Abraham), que cuenta con las “apariciones” especiales de los próceres de la ciencia ficción como Isaac Asimov y Ursula K. Le Guin, además de la participación de Craig Mazin, creador de la miniserie Chernobyl, en el papel del editor Sol Green. Dos temporadas. Disponibles en Apple TV+.

The Goldbergs

La comedia familiar ambientada en los años ochenta e inspirada por la vida de su creador es uno de esos programas que no suelen recibir premios ni quedar en la lista de los mejores del año y sin embargo ver un episodio de The Goldbergs garantiza pasar un buen rato entre risas y bastante ternura. Y eso no es poco teniendo en cuenta su estilo tradicional y previsible. Claro que ninguna de esas dos características son negativas por sí mismas si los guiones consiguen darle nueva vida a las historias conocidas por todos.

Y si se cuenta, como en este caso, con un elenco excepcional que incluye a Wendy McLendon Covey (Damas en guerra), Jeff Garlin (Curb your Enthusiasm) y el recientemente fallecido George Segal, quien interpretaba al abuelo piola de Adam (Sean Gaimbrone), Barry (Troy Gentile) y Erica (Hayley Orrantia), los tres adolescentes que crecieron con el programa Seis temporadas. Disponibles en Flow.

Loudermilk

Creada por Peter Farrelly, guionista y director conocido por sus películas de humor no precisamente refinado, además de ganador del Oscar por la película Green Book, esta comedia puede ser tan oscura que el espectador llega a preguntarse qué le pasó al Farrelly de Loco por Mary o Tonto y retonto. Aunque lo cierto es que su paseo por el lado oscuro -que siempre estuvo ahí-, le sienta bien al guionista. Acá se cuenta la historia de Sam Loudermilk, un crítico de rock y escritor de renombre transformado en un adicto en recuperación que ya no funciona a tracción de alcohol y drogas sino a fuerza de rencor y amargura.

Que su ocupación principal sea coordinar un grupo de ayuda para adictos en recuperación no lo vuelve amable o contenedor. Todo lo contrario. “Sos duro, punzante e incómodo”, le dicen y él acepta la dura crítica como si fuera un elogio. Con una mala actitud constante y una mirada negativa y exasperada sobre absolutamente todo, Loudermilk, por supuesto, esconde detrás de su misantropía un trauma del pasado que explica, sin justificar, su mal comportamiento. Para llevar adelante el complejo personaje se luce Ron Livingston, un experimentado actor del cine independiente norteamericano que algunos recordarán como Jack Berger, el hombre que en Sex and the City dejó a Carrie Bradshaw a través de un mensaje escrito en un Post It. Tres temporadas. Disponibles en Amazon Prime Video.

Natalia Trzenko

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter