El diputado provincial Gaspar Santillán, y el asesor de la Presidencia de la Cámara de Diputados de la Provincia, Mariano Iturbe, acompañaron al concejal de Monterrico, Luciano Moreira, en la entrega de los certificados a los alumnos que egresaron del Centro de capacitación comunitario de la Asociación “Jóvenes de la Ovejería”.

El acto, se desarrolló la noche del sábado último en el edificio anexo que posee la institución, presidido por Cristina Pérez, quien también estuvo presente en la entrega, junto a familiares de los alumnos.

Aproximadamente un centenar de estudiantes, entre jóvenes y adultos, recibieron sus certificados que les acredita la asistencia a los distintos cursos de capacitación y su debida formación en cada una de las especialidades impartidas por los docentes durante el presente año. Las clases fueron: Reparación de artefactos y sanitarios, Peluquería, Marroquinería, Carpintería, Alta costura, Diseño y soldadura, Electricidad, Instalación de aire acondicionado, Durlok, Tejido, y Artesanía básica.

La capacitación “es una herramienta válida, tener la posibilidad, la fortaleza y la decisión de poder ser mejor, es primordial, aquí, hay una parte del saber que pusieron los profesores y otra de quienes aprendieron de los docentes esta amplia rama de oficios. En este mes, el mejor regalo que pudo traerles Papá Noel fue el título, con el que se abrirán una puerta al futuro”, señaló Mariano Iturbe, para luego desearles “que la paz en sus hogares, se vea coronada con este logro personal que partió desde ustedes para ser mejores”.

Posteriormente, Mariano Iturbe, junto a Gaspar Santillán, el edil Luciano Moreira, la presidente de la asociación, y Miguel Palacios, de Asesoría de la Presidencia de Diputados, entregaron los certificados a los egresados. En el acto de reconocimiento, también intervinieron los docentes capacitadores: Cristian Condorí, José Fernández, Yesica Maraz, Ezequiel Balcazar, Mayda Pimentel Cabezas, Sandra Gutiérrez, Sergio García, Gustavo Vargas, Esteban Cabanecio Gómez, Manuel Quispe, María Coro y Celia Chayle.

COMENTARIOS