Formula Uno: llegando en tres ruedas Hamilton ganó el Gran Premio de Gran Bretaña

El británico llegó sin un neumático seguido de Verstappen y Leclerc. Bottas y el madrileño, fuera de los puntos por el mismo problema en Silverstone
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Lewis Hamilton en boxes

Lewis Hamilton se molestó con el único coche que llegó a adelantarle en el GP de Gran Bretaña: “El safety car tiene que ir más rápido, es demasiado lento para nosotros…”. Se impacientó, no está acostumbrado a perseguir, aunque fuera circunstancial.

Dos accidentes fuertes condicionaron la primera mitad de la carrera y le obligaron a esmerarse en las resalidas. A partir de ahí se presumía paseo por la campiña inglesa en un día soleado pero ventoso y triunfo implacable en Silverstone, el séptimo en casa para él. Jugó con Valtteri Bottas, le ofreció una diferencia controlable, pero el finlandés nunca estuvo en disposición de ganarle a pesar de que su arrancada bajo los semáforos fue mejor. La gracia es que Hamilton tuvo que sudar de lo linto para cruzar bajo la bandera a cuadros sin una rueda, derrapando en las últimas curvas. Primero, claro.

Los Mercedes estuvieron en su planeta casi toda la carrera. Volvieron a la realidad cuando a dos vueltas del final reventaron, ambos, el neumático delantero izquierdo. A Bottas le dejó sin puntos, lo increíble es que Lewis no perdiese el liderato frente a Max Verstappen. El neerlandés cazó el segundo puesto del podio después de un domingo plácido a su manera. En condiciones normales su Red Bull no daba para más, rodaba a un segundo por vuelta de la cabeza, pero el Ferrari de Charles Leclerc tampoco le molestó detrás porque era, a su vez, otro segundo inferior. Tanto se despistó y se dejó llevar el equipo energético que no supieron convertir el problemón de Hamilton en una victoria. El monegasco fue tercero, champán impensable antes de empezar gracias al drama de Valtteri y mucho premio para tan poco monoplaza. Pero ahí está, segundo podio del año en cuatro carreras, sacando de donde no hay y erigiéndose líder de Maranello.

Las posiciones estuvieron siempre definidas delante y es justo decir que el espectáculo en Silverstone lo puso Carlos Sainz, aunque no sacó nada a cambio. Salió séptimo y adelantó en la primera vuelta a su compañero, Lando Norris, y al Racing Point de Lance Stroll. Antes de completar el paso por meta inicial, Alex Albon tocó a Kevin Magnussen y le mandó al muro, provocando el primer coche de seguridad de la tarde. El accidente fue feo, pero no tanto como el de Danill Kvyat en la vuelta 12, cuando estrelló solo su Alpha Tauri contra las protecciones en las curvas de Maggots y Becketts, a muy, muy alta velocidad. Afortunadamente quedó todo en un susto.

Toda la parrilla aprovechó el segundo parón para cambiar los neumáticos y fue una ventaja para el madrileño, que empezaba con gomas blandas cuando los rivales directos calzaban las medias. Era sexto al abandonar el pit lane porque Grosjean no paró en busca de una estrategia banzai. Tuvo que trabajarse el adelantamiento porque el francés de Haas fue duro y sucio, cambiando de trazada en la frenada hasta el punto de recibir una advertencia de los comisarios. Pero el de McLaren sacó toda su agresividad para secarle en la curva Stowe y consolidar el quinto puesto ganando tres posiciones, mano a mano, en la pista. Una más, gratis, llegaba pasando al tullido Bottas. Cuarto, era el final soñado… hasta que su goma delantera izquierda tuvo el mismo trágico final que la de los Mercedes. Sainz debió llegar a boxes en las lonas con medio circuito por delante y sin posibilidades de acabar en los puntos. Fue 13º final.

Ricciardo pasó a Norris y se hizo con el cuarto puesto, ambos estuvieron enzarzados desde el inicio. Ocon y un brillante Pierre Gasly consiguieron adelantar al correoso Stroll en el rush final del gran premio después de pasarse y repasarse varias veces. Albon, el canadiense y Vettel cerraron el top-10.

Nico Hulkenberg se lo perdió.
Con un giro de los acontecimientos muy en la línea de lo que ha sucedido este fin de semana, Nico Hulkenberg no pudo correr el GP de Gran Bretaña por problemas irreparables en su Racing Point antes de la salida. Fue triste verlo vestido de calle, en el muro del equipo, cuando debía estar de regreso en el asfalto. Quizás tenga la oportunidad el próximo domingo, dependerá de la recuperación de Checo Pérez.

TEMAS RELACIONADOS: »
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter