Boca Juniors lo dio vuelta en La Bombonera: 2 a 1 sobre San Lorenzo

En este Boca se percibe una confianza renovada que explica en gran medida la victoria 2-1 sobre San Lorenzo.
Zenón agasajado en el piso: su gran maniobra individual terminó en gol de Merentiel para el triunfo boquense.

Esta seguridad no solo se refleja en la fluidez con la que los jugadores toman decisiones en el campo, sino también en un ambiente que se adapta a un equipo seguro de sí mismo y que asume el rol protagónico.

A medida que se disipa la sombra de los comienzos de año, el equipo también fortalece su carácter para superar situaciones complicadas.

El partido contra San Lorenzo no estuvo exento de desafíos, un equipo incómodo de enfrentar que sabe cómo complicar incluso en los momentos más importantes. Antes de que el partido tomara forma, y después de que Boca ya hubiera tenido dos oportunidades claras, el equipo se encontró en desventaja 0-1. Un error no forzado de Cristian Lema en la salida resultó en un penal a favor de San Lorenzo, convirtiendo Adam Bareiro con una definición magistral.

No hay nada más desmoralizante que comenzar un clásico en casa en desventaja, especialmente contra un rival experto en cerrar espacios. Sin embargo, Boca no se dejó afectar y continuó buscando, abriendo el juego de lado a lado. Incluso no detuvo su búsqueda tras un penal no sancionado a favor, minutos después del sufrido en contra.

El ímpetu moral se vio frenado por la lesión de Lucas Blondel. A partir de entonces, el equipo local perdió intensidad por un tiempo, pero aún así generó oportunidades. La igualdad llegó mediante una jugada que no fue característica de los ataques habituales de Boca. La confianza en el juego colectivo permitió a Cavani enfrentarse al arquero rival y marcar con un remate preciso.

El segundo tiempo mantuvo la tendencia de un Boca protagonista y un San Lorenzo esperando su oportunidad, aunque la ausencia de Cavani se hizo sentir. Su presencia no solo garantiza goles, sino que también otorga peligrosidad a las jugadas cercanas al área rival.

Aunque pudo haber llegado temprano el segundo gol, el segundo tiempo fue más aburrido y con menos acción que el primero, afectado por el calor y el cansancio. Sin embargo, apareció la figura de Zenón para aumentar el marcador con un gol decisivo.

Esta victoria refuerza la convicción del equipo en su camino. No solo por el juego y la intensidad mostrada, sino también por la confianza en sus propias habilidades, lo que promete un crecimiento aún mayor.

Facebook
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio