Al referirse a la acusación de violación que Thelma Fardin realizó contra el actor, tanto de manera pública como en la Justicia, el humorista realizó declaraciones que provocaron una gran controversia.

Alfredo Casero estuvo como invitado en Los ángeles de la mañana y, además de referirse a su presente laboral y diferentes cuestiones de la actualidad política de la Argentina, habló de la denuncia por violación –ocurrida en 2009 durante la gira por Nicaragua de Patito feo– que Thelma Fardin realizó contra Juan Darthés.

“Hay algunas cosas que son bombas sociales. Escuché un pedacito en la radio, que habían levantado de la televisión el discurso de Thelma, y me enfermé. Te lo juro por mi vida”, aseguró Casero, cuya hija, Minerva, fue compañera de Darthés en la telenovela Simona.

“Empiezan a moverse cosas adentro de uno, cosas que no sabías de familiares, de gente que empieza a contarte cosas… Más allá de esa cosa de decir ‘una persona está acusada’ o ‘hay una acusación'”, continuó con su opinión el humorista.

Ante la consulta del conductor sobre si eso le parecía algo positivo, Casero aseguró: “Te voy a decir algo que pienso… Sí, pero es tan terrible acusar a una persona como violar a una persona. Uno tiene que ser condescendiente con la ley, no podés salir a linchar. Pero si hiciste una cagada, vas preso, cométela… ¡Vas preso!”.

Con respecto al testimonio previo de Calu Rivero -quien había denunciado a Darthés de acoso durante las escenas de Dulce amor, la tira que se emitió en 2012 por Telefe-, Casero manifestó: “La quiero mucho, conozco a su familia, a su mamá, su papá, somos amigos todos… Pero creo que tenemos que tener cuidado siempre de no caer en inequidades. Porque ya tenemos bastantes inequidades. Yo no estoy hablando a favor de nadie, pero cuando cualquier cosa se convierte en una militancia pierde profundamente lo humano. Y estás hablando de cosas humanas profundas que le pegan a todo el mundo”.

Una de las sentencias más polémicas que dejó Casero en su diálogo con Ángel de Brito fue en referencia a los padres de Fardin. “Crié a todas mis hijas mujeres. Guillermina, que es un bombón. Minerva, que trabaja, estudia, labura para ser mejor. ¡Qué sé yo! Yo no mandaría a una hija sola a Nicaragua. Yo pienso por mí. Y si así fue, ¿cómo podés hacer una cosa así?”.

Finalmente, el actor aseguró: “Hay tiempos horriblemente largos que tiene la Justicia. Los movimientos, y una vez lo dije y lo vuelvo a decir, toda esta cosa de que hay que matar al macho, hay que castrar, me parece muy dolorosa. También estás hablando de una situación de agresión, de odio. El hombre y la mujer en el mundo están para complementarse”.

Y concluyó, dirigiéndose a Cinthia Fernández, panelista del ciclo: “Yo quiero amar tranquilamente. Vos te ponés eso anaranjado, que te queda divino, y digo: ‘¡Pucha, qué lindas todas!’. Pero llego a decir una cagada y pasa a ser…”. “¿Tenés miedo de decir una palabra de más?”, lo interrumpió De Brito. “No, no tengo miedo de nada”, concluyó Casero.

COMENTARIOS