Algunos celebran la medida, mientras que otros creen que continuarán las restricciones. Aldo Pignanelli, ex presidente del BCRA, advirtió que puede ser “contraproducente”.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich,  junto al ministro de Economía, Axel Kicillof, anunciaron esta mañana que el Gobierno decidió “autorizar la compra de dólares para tenencia y ahorro” para personas físicas, a partir del lunes próximo. Desde ese día, también se reducirá del 35 al 20 por ciento el anticipo del Impuesto a las Ganancias para compras con tarjeta de crédito en el exterior.
Tras la comunicación, las repercusiones no se hicieron esperar. Mientras algunos economistas ven como buena señal la decisión y la celebran, otros ponen paños fríos y alertan por la falta de detalles de la disposición.
 
Aldo Pignanelli fue una de las voces más críticas. El ex titular del Banco Central cuestionó que se haya realizado “entre gallos y medianoches” el anuncio, y su alto grado de “improvisación”. Incluso, advirtió que “puede ser contraproducente” por la alta demanda de divisas, y precisó que “hay que esperar el comunicado A que saque el Banco Central” que determinará su instrumentación.
 
“El título de que se levanta el cepo cambiario es exagerado”, comentó, y precisó que la disposición sólo será para los individuos, lo cual significa que las trabas “para las empresas y para el giro de dividendos no se levantan”.
 
En diálogo con el canal TN, Pignanelli señaló que las restricciones continuarán porque la posibilidad de atesoramiento de divisas sólo será para aquellos “que tengan capacidad contributiva”, tal como establece el trámite de la AFIP para la compra de moneda extranjera para viajes en el exterior. Y afirmó que, con las últimas decisiones de política cambiaria, el Gobierno ha intentando generar “un shock en el mercado para generar más confianza”.
 
Sin embargo, añadió que los dólares que circulan en la economía no alcanzarán a raíz de su alta demanda, y que se seguirá devaluando el peso: “Hoy es imposible que el Gobierno libere el cepo cambiario por la demanda del dólar”. Y concluyó: “Esto no se soluciona con parches, la economía argentina está en terapia intensiva”.
 
De manera similar opinó el ex ministro de Economía, Jorge Remes Lenicov. “No se levantó el cepo. Se volvió al original”, señaló, en alusión al regreso del recargo del 20% como anticipo de pago de Impuesto a las Ganancias. En diálogo con radio La Red, la medida como se tomó es “equivocada” ya que puede llevarnos a una mayor inflación”.
 
“El Gobierno debería devaluar juntamente con modificaciones en la política cambiaria y fiscal”, sintetizó el autor en 2002 de la derogación de la Ley de Convertibilidad, sancionada durante el gobierno de Carlos Menem.
En tanto, para el economista Rodrigo Álvarez la liberación de los dólares “es una señal contundente” y una brújula” para reencauzar la coyuntura económica. “Esperemos ver ahora cómo se instrumenta”, aclaró.
 
Además, proyectó que el mercado del dólar libre continuará, aunque desconoce qué valor se estabilizará. “En principio debería generar una baja en la cotización. Hay que ver cómo avanza esta medida y que tán fácil es acceder a estos dólares”, sostuvo el director de la consultora Analytica. “Todo es prematuro, pero el Gobierno está tratando de anclar las expectativas y esto es bueno”, sentenció Álvarez.
Por su parte, el ex viceministro de Economía Jorge Todesca cuestionó esta mañana el carácter aislado de la medida y señaló que, por esta razón, puede “tener un efecto menor. 
Faltan anuncios sobre gasto público, emisión, negociación de la deuda”.
 
En sintonía con Pignanelli, manifestó que se sabe muy poco de la medida, y que el problema de la falta de divisas no es sólo “de expectativas, sino de realidad”. “Hay mucha demanda de dólares para importaciones, poca liquidación de exportaciones, mucha demanda para pago de deudas en el exterior. El fenómeno es mucho más complejo que que ahorristas protegiendo su dinero y desconfiando de su moneda nacional”, explicó.
Y reflexionó: “El Gobierno podría pensar un plan más completo este fin de semana. Se nota que el Gobierno está actuando muy precipitadamente e improvisadamente”.
 
Los economistas Luis Secco, Carlos Melconian y Enrique Szewach coincidieron en diálogo conRadio Mitre en que se está en un alto nivel de improvisación que no favorece mejorar las expectativas de los agentes económicos. “El principal problema es la inflación, pero el mismo día que la Presidente anunció la expansión del gasto en más de 10.000 millones de pesos, no se dijo nada sobre el control de la suba de los precios”, manifestaron.