El personal de rampa se retiró de la plataforma por seguridad y no hubo provisión de combustible. Tampoco se descargaron equipajes y algunos viajeros tuvieron que esperar más de tres horas para recibir su valija.

Las secuelas de la tormenta eléctrica sobre el área metropolitana de Buenos Aires todavía se sienten en el aeropuerto de Ezeiza: al menos 15 vuelos fueron reprogramados o cancelados y debido a la saturación de los alojamientos en las zonas cercanas a la terminal, hubo pasajeros que durmieron en el piso a la espera de la salida de su avión.

Los mayores problemas se dieron en los vuelos que tenían que despegar luego de las 20: la caída de rayos obligó a retirar de la plataforma a todo el personal de rampa. Se suspendió la carga de combustible y tampoco se descargaron equipajes de los aviones que habían aterrizado. Algunos viajeros tuvieron que esperar casi tres horas para recibir su valija.

Las demoras dieron paso a reprogramaciones y cancelaciones debido -principalmente- al vencimiento del horario de trabajo de las tripulaciones. Fue el caso de dos vuelos de American a Miami y Los Angeles, que cambiaron su horario de salida para las 19 y 21 del viernes, casi 24 horas después de lo previsto.

El retiro del personal de rampa es un procedimiento establecido en los protocolos de seguridad, pero que complica la operación del aeropuerto. Durante la caída de rayos, tampoco se puede cargar combustible en los aviones lo que genera -en simultáneo- demoras en las partidas de vuelos.

COMENTARIOS

COMENTARIOS

avatar
  Suscribirse  
Notificar de