El Aeroparque atestado de pasajeros en la mañana de este sábado 12 . Foto: Guillermo Rodríguez Adami

La mayor parte de los servicios de cabotaje no pudo despegar por el mal tiempo. Algunos vuelos fueron desviados a aeropuertos alternativos.

Las fuertes tormentas complican otra vez la operación del Aeroparque metropolitano y el aeropuerto de Ezeiza: la mayor parte de los servicios de cabotaje programados para esta mañana registra demoras e incluso, ya hubo algunas cancelaciones.

La terminal aérea porteña muestra desde muy temprano una plataforma saturada de aviones a la espera de una mejora en las condiciones meteorológicas. Cerca de las 9.30, en los monitores ya eran diez los vuelos que figuraban como cancelados, mientras que más de 30 aparecían demorados.

De todos modos, fuentes del aeropuerto estimaban que entre esa hora y el mediodía se podrían realizar algunas operaciones, ya que esperaban mejoras temporarias del clima.

En el aeropuerto internacional Ministro Pistarini el panorama era similar. Pasadas las 9.30 se habían cancelado dos vuelos cancelados y al menos ocho no podían despegar. La mayor parte tenía destinos regionales, como Santiago de Chile y Asunción.

También hubo numerosos desvíos, sobre todo de vuelos que debían aterrizar en Ezeiza. El aeropuerto de Rosario se convirtió en la principal alternativa, con la llegada del vuelo AR 1141 de Aerolíneas desde Roma, el AR 1287 de Santiago de Chile, el vuelo AV087 de Avianca desde Bogotá y un visitante muy especial: el Boeing 747-830 de Lufthansa, que había despegado desde Frankfurt.

El mal tiempo también afectó la operación del aeropuerto de Carrasco, en Montevideo, una alternativa habitual cuando Ezeiza se encuentra bajo mínimos operaciones por cuestiones meteorológicas. Por las malas condiciones, el vuelo UX045 de Air Europa, que había despegado de Madrid, tuvo que regresar a Porto Alegre. Y el vuelo AV905 de Avianca, desde Bogotá, también aterrizó en Rosario.

En Aeroparque, la postal mostraba ya desde temprano cientos de pasajeros a la expectativa en los salones de embarque. Los vuelos más afectados fueron los que debían aterrizar o despegar durante las primeras horas del día. Entre las 5 y las 8 de la mañana -una virtual hora pico de despegues- apenas pudieron partir cuatro.

Fuentes aeroportuarias indicaron a Télam que si bien las condiciones meteorológicas seguirán inestables durante el resto del día, esperaban mejoras temporarias que permitieran “ventanas” para poder operar.

Pasadas las 10.50, en la pantalla de partidas de Aeropuertos Argentina 2000 se podía ver ​que partió el vuelo de Austral 2868 a Calafate y Trelew, mientras que dos de Norwegian (a Salta e Iguazú) se encontraban embarcando.

Igualmente, el alerta por tormentas con actividad eléctrica se mantenía al menos hasta las primeras horas de la tarde, por lo que las complicaciones continuarán durante el resto del día.

“Las dificultades no pasan solamente por la tormenta sobre Buenos Aires, sino que también hay mal tiempo en otras regiones del país lo que hace que las demoras se repliquen en distintos destinos”, señaló la fuente.

COMENTARIOS

avatar
  Suscribirse  
Notificar de