La historia de la salteña que recibió US$2 millones de Melinda Gates

Cecilia Flores nació en Salta hace 40 años, es licenciada en Ciencias de la Comunicación de la UTN de Córdoba y unas semanas atrás ganó un concurso para emprendedoras en los Estados Unidos por el que recibió una inversión de Melinda Gates por US$2 millones para hacer crecer a su empresa
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
En 2013, Cecilia Flores y su marido fundaron la compañía Webee en Córdoba, pero, a los dos años, se mudaron a los Estados Unidos

La compañía -llamada Webee- se dedica a Internet de las Cosas y se conformó en Córdoba, pero desde hace tres años tiene su base operativa en Silicon Valley con clientes como Panasonic.

“Yo soy salteña de nacimiento, pero hice mis estudios universitarios en Córdoba donde conocí a mi marido, Lucas (Funes). Él es ingeniero electrónico, también egresado de la UTN, y venía con un trasfondo en Internet de las Cosas, protocolos de comunicación y conectividad de dispositivos. Me lo presentó como tema, y la verdad es que nadie hablaba de eso en el país en 2009, pero tenía muchísimas aplicaciones: no solo para empresas sino para mejorar la vida de las personas, así que armamos un equipo”, contó Flores en diálogo con LA NACION.

Los orígenes de la compañía se remontan al 2013, cuando arrancaron con una inversión de US$1,8 millones que aportaron inversores de Córdoba y family offices de México. Sin embargo, el proyecto a nivel local no prosperó por las trabas a las importaciones que empezaron a complicar la actividad de la firma en 2015.

Cecilia Flores y Lucas Funes

“Se cerró tanto la economía que no podíamos importar nada de China. Si queríamos probar un chip, nos llevaba dos o tres meses cuando, a empresas en los Estados Unidos, les llevaba una semana. Necesitábamos cambiar esa realidad con lo cual dejamos a nuestro equipo de ingeniería en la Argentina y nos mudamos a Miami sin ningún contacto”, relató.

Respecto de ese ecosistema, Flores dijo que es ideal para hacer un soft landing, pero lo que ellos hacen es tan técnico que les quedó chico por lo que, a los dos años, volvieron a mudarse, esta vez a Silicon Valley, San Francisco.

“Lo que nos faltaba era credibilidad. Gente que pudiera dar fe de nuestra tecnología, con lo cual avanzamos en partnerships con empresas globales como Panasonic y hoy es cliente nuestro con una tecnología que permite medir el aire”, aseguró. Y, a partir de ese crecimiento en el valle, es que pensaron en hacer una ronda de inversión y se toparon con la Female Founders Competition, un programa para facilitar el acceso de mujeres emprendedoras al capital.

Flores fue una de las emprendedoras seleccionadas y recibió US$2 millones de Mayfield y Pivotal Ventures, el fondo de Melinda Gates.

“No es una donación. A partir de la inversión, Microsoft se queda con un porcentaje de acciones de la compañía y, por otro lado, nos apoya para crecer en el mercado, ya que podemos venderles el servicio a sus clientes. Eso es lo más fuerte del partnerhip”, aclaró.

En cuanto a lo que hacen explicó que desarrollaron una plataforma de Internet de las Cosas e Inteligencia Artificial que permite que las empresas puedan tener soluciones de IOT sin un conocimiento técnico del tema.

“Lo que hicimos fue crear una herramienta de software multiprotocolo que no tiene código. Es como un Power Point donde tirás elementos sin tener que codear y sin necesidad de tener conocimientos técnicos. Los datos son procesados y se señalan áreas donde hay ineficiencias o puntos ciegos”, explicó y dijo que están enfocados en la sustentabilidad de la industria de la manufactura y la cadena de suministro del alimento de la granja a la mesa.

“Queremos ayudar a reducir el desperdicio. Un tercio del alimento del mundo se echa a perder y un 40% durante el proceso de recolección o procesamiento por cosas que se podrían hacer mejor”, concluyó.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter