La iniciativa jujeña que busca incluir a las comunidades indígenas en el circuito turístico internacional cuenta ahora con una nueva sede comercial en Jujuy.

“Somos, ante todo, una causa”, resumió René Calpanchay, uno de los fundadores del proyecto, a esta nueva iniciativa que ofrece experiencias culturales a turistas que llegan a visitar Jujuy. “Trabajando juntos es la única manera de sacar adelante a una industria que, a pesar de lo bendecida que es nuestra tierra, todavía no pudo salir adelante”, agregó, al tiempo que agradeció a Destino Jujuy, a la Universidad Católica de Salta (UCASAL) y al instituto Minka por el apoyo.

Del encuentro, que se llevó a cabo el viernes pasado, participaron autoridades del ministerio de Turismo y Cultura de Jujuy. El secretario de la cartera, Diego Valdecantos, aseguró: “Quiero que sepan que nosotros apoyamos este modelo disruptivo que creemos que va a expandirse a otras provincias, y es muy especial porque tiene el triple impacto, social, ambiental y económico. El planteo de este proyecto está basado en la riqueza de las comunidades originales y no en la pobreza, y eso es algo nuevo”.

Clemente Flores, otro de los fundadores de la iniciativa, aseguró: “Queremos mostrar una luz para nuevos desarrollos. En las comunidades indígenas, somos poseedores de valores que están en extinción en la humanidad, y desde Pueblos queremos concretar una empresa para hacernos cargo de llevar a cabo esta idea de salvar valores, de mostrar lo que somos, y compartirlo con quienes vienen a visitarnos”.

“Quiero que mis hijos estudien y no vayan solo por el plan social. Nos hemos acostumbrado a que el trabajo es o por el Estado o por alguna empresa privada. Los originarios somos emprendedores y Pueblos Originarios nos va a permitir mostrárselo al mundo”, dijo Celestina Abalos, integrante de la plataforma que ofrece intercambios culturales a turistas como esquilar ovejas, cocinar con ingredientes autóctonos, hilar, tejer, y hacer ollas de barro a mano, entre otras.

“El propósito de Pueblos Originales es el desarrollo de culturas. Hasta el momento los que han participado de las experiencias se han ido maravillados de conocer a las personas y las costumbres de las comunidades de la Quebrada y la Puna. Nuestra idea es que la gente venga y se quede en Jujuy a pernoctar y que se queden en la provincia varios días. Para eso hay que invitarlos a tener experiencias. No solo a que vayan a pasear a las plazas o a comer a un restaurant, que es lo típico, lo usual: esto añade algo más”, dijo el emprendedor Diego Noriega, otro de los creadores del proyecto.

Mario Insausti, representante de la iniciativa Destino Jujuy, que agrupa a empresarios del sector hotelero de la provincia, apoyó al proyecto. “Tenemos que animarnos a involucrarnos y soñar en grande. Compartir con turistas lo que es Jujuy es un camino para crecer todos juntos”, aseguró.

Por último, Jorge Gronda, ideario e impulsor del proyecto, contó que en la mesa de toma de decisiones de la iniciativa hay cuatro indígenas, dos coyas, un atacameño y otro de los valles calchaquíes, que trabajan en conjunto con personas de Santiago del Estero y varios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, “lo que demuestra que trabajar en equipo y uniendo culturas, nos enriquece a todos”.

COMENTARIOS