Cómo cambiará la intimidad sexual después de la pandemia

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter

Seguramente, a lo largo de la flexibilización de la cuarentena seguirán existiendo medidas de cuidado interpersonal y con ello todas las consecuencias resultantes.

Los cambios llegaron al encuentro sexual entre parejas convivientes en las que se ha instalado el miedo y bajo deseo sexual, y mucho más en personas que se están conociendo o en vínculos infieles.

El 11 de marzo de 2020, la enfermedad de coronavirus (COVID-19) fue declarada una pandemia por la Organización Mundial de la Salud, y los gobiernos anunciaron el cierre de todas las actividades con excepción de los servicios restringidos y esenciales. Como consecuencia de las medidas restrictivas de contención, las personas de todo el mundo se convirtieron en residentes forzosos en sus departamentos y casas sin posibilidad de encontrarse con nadie fuera de sus familiares y compañeros de hogar.

No sabemos cómo se desarrollará esta pandemia actual en términos de implicaciones posteriores sobre la salud y los comportamientos sexuales y reproductivos. Y surgen muchas preguntas desde el punto de vista sexual, especialmente si, como se espera, este período se prolongará por el efecto dominó del brote. Si bien en la actualidad, no se ha informado de ningún estudio sobre la transmisión sexual de SARS-CoV-2 de los espermatozoides a los ovocitos ni de transmisión sexual, ya sea vaginal o anal, para el virus, las orinas y las heces han sido acusadas de ser fuentes de infección.

Por el momento, la infección no puede clasificarse, estrictamente sensu, como de naturaleza venérea. Sin embargo, el virus se transmite de manera eficiente al besarse, una práctica muy común durante los juegos previos y las relaciones sexuales. La transmisión oro-fecal mencionada sugiere que se debe evitar el anilungus. Otras prácticas sexuales se consideran seguras. Por lo tanto, el sexo entre una pareja habitual sin síntomas, sin contactos sospechosos, negativo para el virus y que viven juntos desde el comienzo de las restricciones debe considerarse seguro y una herramienta real para mantenerse conectados y aliviar la ansiedad durante la convivencia forzada.

Por el contrario, los nuevos encuentros sexuales con parejas no habituales, donde se aplica la regla de distanciamiento de más de dos metros, hace que esta práctica sea imposible. Para el soltero, practicar el autoerotismo puede representar la única forma de mantener la salud sexual y muchos adolescentes y jóvenes tienen una gran oportunidad de explorar otras formas de relacionarse con nuevas parejas sexuales al reunirse en línea mediante mensajes de texto o mediante videollamadas.

Las citas, casuales o no, están en espera indefinidamente para muchas personas en todo el mundo. Y dado que la investigación ha demostrado que el tacto es beneficioso tanto para nuestra salud física como mental, estas precauciones necesarias son frustrantes para aquellos de nosotros que anhelamos ese nivel de intimidad pero se nos niega en nombre del bien común.

“Mucho se ha hablado sobre los efectos de la cuarentena en las parejas y en los individuos; desde la posibilidad de un nuevo baby boom hasta el riesgo de que la convivencia forzada por tan largo tiempo genere separaciones a causa de cierta asfixia. Se ha sugerido hacer uso de la tecnología, el cybersexo o la compañía de uno mismo mientras que por otro lado se analiza la posibilidad de una mayor profundización en la comunicación entre personas que, al no poder tocarse, se dedican a conversar y a conocerse mejor como seres humanos con una videocámara de por medio; algo que en los últimos años se había perdido”, sostuvo en diálogo con este medio la doctora Beatriz Literat, médica sexóloga clínica y ginecóloga del Departamento de Gineco-Sexo-Estética de Halitus Instituto Médico.

El estrés y el miedo están afectando la intimidad y es probable que las personas que experimentan el distanciamiento social actual reporten angustia debido al miedo y las percepciones de riesgo que pueden afectar la vida sexual y de pareja. Esta angustia puede amplificarse frente a información y comunicación poco claras que son comunes en el período inicial de brotes de enfermedades. Y el sexo seguro entre parejas íntimas se puede considerar como una actividad a seguir para apoyar a las personas psicológicamente frágiles en períodos de cuarentena.

Para Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo, con la epidemia de coronavirus sucedió un hecho insólito: la “monogamia obligada”, sobre todo para aquellos otros vínculos (además del estable) con un compromiso afectivo y “buena piel” sexual. “La mayoría de las personas, por miedo al contagio, o para evitar un nuevo conflicto en la relación estable, optan por la monogamia con disgusto o resignación. La ‘monogamia obligada’ genera más ansiedad y la necesidad de mantenerse en contacto telefónico o virtual con un tercero”, dijo en diálogo con Infobae el experto.

La monogamia forzosa incrementa el malestar de las parejas, no lleva al reencuentro y por el contrario, estimula las conductas de rechazo. “Las relaciones poliamororas, como no se ocultan, sufren por la distancia obligada, pero al existir acuerdo entre las partes de la pareja, esta no se resiente. En cambio, ocultar la otra relación, supone esconderse o esperar las salidas permitidas para conectarse con el otro. En estos casos, la ansiedad y el miedo a ser descubierto, puede llevar a la torpeza de dejar mensajes reveladores a la vista”, advirtió el experto.

“No debemos olvidar que venimos de hordas nómadas de cazadores-recolectores de más o menos ciento cincuenta miembros, en las que los lazos sexuales y familiares gozaban de una gran libertad de formas que contrastan vivamente con los actuales modelos de amor, tan individual, patriarcal posesivo y patrimonialista”, advierte el psicólogo y terapeuta Gestalt español Joan Garriga.

Si bien la cultura moderna nos dice que cada persona tiene su “otro”, un socio perfecto para compartir el resto de su vida (o la cuarentena), la monogamia es criticada en parte porque implica renunciar a otras potenciales parejas, abandonar ciertos proyectos y renunciar a ciertas tentaciones sexuales.

En diálogo con Infobae la psicoanalista Fiorella Litvinoff aseguró: “Freud sostuvo que la monogamia era trabajosa y que el deseo sexual se concentre en una única persona requiere de re-invenciones constantes en la pareja. La pandemia genera malestar en muchas parejas ya que en muchas casos no hay un corte que los separe y que pueda generar un espacio de descanso, deseo y renovación”.

Los sexólogos aseguran que hay evidencia de su propia práctica de que algunas personas que afirman estar siguiendo todas las pautas, corren riesgos cuando piensan que nadie está mirando. Estas personas usan máscaras y guantes cuando están en público, pero en privado buscan nuevas citas con personas que nunca han conocido sin la intención de mantener la distancia social y con toda la intención de tener intimidad física.

El asilamiento social ha obligado a las parejas poliamorosas a escenarios monógamos que van en contra de sus ideologías y a interrumpir la dinámica de sus relaciones para cumplir con las medidas de aislamiento. Algunos, han tenido que elegir un compañero “primario” para vivir y, por lo tanto, corren el riesgo de separarse más de sus otros compañeros, mientras que otros han tenido que aislarse con su compañero y el compañero de su compañero.

Si bien el poliamor no se presta exactamente a las restricciones que se nos imponen en una pandemia, hay formas de mantener relaciones con múltiples socios. Un consejo, dicen los especialistas, es tomarse tanto tiempo para verlos virtualmente como lo haría normalmente si no estuviéramos encerrados. Es crucial, aseguran, ser amables y pacientes. No importa el estado de la relación, estos son tiempos increíblemente difíciles y angustiantes. Estar allí para una pareja romántica se necesita ahora más que nunca, independientemente de cuántos tenga.

“Creo que por un tiempo largo, por lo menos hasta que estemos inmunizados por una vacuna, las restricciones amatorias con personas desconocidas o con amantes serán muchas. Las páginas de trabajadoras y trabajadores sexuales también ofrecen servicios de videollamadas con pago por medios digitales, y es muy probable que sean pocas las personas que se expongan a contactos íntimos por más medidas de seguridad que se implementen”, concluyó Ghedin.

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

El Poder Judicial de Jujuy dispuso nuevas medidas para sus actividades

El Poder Judicial comenzó hoy, 13 de julio de 2020, a restablecer progresivamente su actividad, bajo el cumplimiento de un protocolo de medidas sanitarias con la finalidad de resguardar la salud de magistrados, funcionarios, empleados y usuarios del servicio de justicia, ante la propagación del Covid-19

0
Comenta este artículo o lee los comentarios.x
()
x