Concejal advierte sobre eventual quita de subsidio al transporte

El concejal capitalino Matías Domínguez (PJ) dejó traslucir su preocupación ante la posible quita del subsidio al transporte público y advirtió que “sin esa ayuda la tarifa del transporte urbano de pasajeros podría llegar a costar 30 pesos”.

Aseguró que el boleto a ese precio sería una” locura” y señaló que el municipio de San Salvador de Jujuy y el gobierno de la provincia deberán definir una política certera para afrontar esta situación que “es muy delicada”.
Domínguez realizó un diagnóstico del transporte urbano poco alentador. El sistema de subsidios entregó a las empresas locales 62 millones de pesos desde enero y hasta agosto de este año. Y si bien hasta ahora los empresarios del transporte se quejaban por el desfasaje de las recaudaciones en relación al aumento de los costos operativos, la devaluación de nuestra moneda de las últimas semanas complicó aún más el panorama.

Pero si hablamos de quejas por la tarifa del boleto urbano, la de los usuarios de este servicio son cada vez más insistentes. Sucede que forman parte de la franja poblacional más afectada por la actual crisis económica, porque son ciudadanos de clase media, la mayoría con carga familiar y jefes de familia con bajos ingresos, quienes vienen soportando los aumentos permanentes de todos los servicios y los productos de la canasta básica familiar.

En ese marco, el edil justicialista aseveró que para la mayoría de las familias de San Salvador de Jujuy un nuevo incremento en el transporte urbano les impactará negativamente en sus bolsillos. “Si se quitan los subsidios al transporte, la provincia y el municipio deberán afrontar esa obligación que superaría los 100 millones de pesos al año. Hacer un aporte de esas características será una tarea compleja y dificultosa de llevar a cabo”, sentenció.

“Todavía no lo escuché al intendente Raúl “Chuli” Jorge explicarles a los vecinos de San Salvador de Jujuy de dónde va a salir ese dinero. Tampoco lo escuché al gobernador Gerardo Morales referirse a este tema”.
“Un transporte urbano sin subsidio podría llevar la tarifa a los 30 pesos. El boleto a ese precio sería una locura y habría que ver qué pasaría con el Boleto Estudiantil Gratuito y Universal (Begu). Estamos frente a una situación muy delicada”, reconoció.

“Lo que está claro es que el gobernador Morales y el intendente Jorge son los responsables de la política económica y de trazar las políticas públicas que requiere la sociedad en su conjunto. Será fundamental la gestión de ambos mandatarios para determinar la futura tarifa del transporte público de pasajeros”, puntualizó.

“El principal problema que se observa es la política de ajuste que aplica el gobierno nacional y que reproducen los gobiernos locales en sus jurisdicciones. La quita del subsidio al transporte representa un gran problema para los usuarios, pero es un tema que deberían resolver también las administraciones provincial y municipal a partir de un reclamo para que se compense el dinero que dejará de mandar el gobierno nacional”, sentenció.

Ir arriba