La nave espacial Soyuz que llevaba a bordo al robot humanoide Fedor, el primero en ser enviado por Rusia al espacio, fracasó en acoplarse este sábado a la Estación Espacial Internacional (ISS), en un nuevo revés para el sector espacial ruso.

El acoplamiento, previsto para las 05H30 GMT en régimen automático, no pudo efectuarse y la nave tuvo que alejarse de la ISS a “una distancia segura”, según informó el Centro Ruso de Control de los Vuelos Especiales.

A las 05H36 GMT, “los cosmonautas rusos ordenaron abandonar el amarre automático de la cápsula rusa Soyuz a la Estación Espacial Internacional después de que el aparato no lograra entrar en el módulo de atraque Poisk”, indicó la NASA en un comunicado.

“El próximo intento de acoplamiento podría realizarse como muy pronto el lunes en la mañana, según los controladores rusos”, agregó la NASA.

Según el responsable de la parte rusa de la Estación, Vladimir Soloviov, citado por la agencia oficial TASS, “el análisis de telemetría mostró que había fallas en el equipo de radio” de la ISS, que “son posibles de corregir”.

Soloviov dijo que el personal de la ISS va ahora a tratar de reemplazar parcialmente ese equipo. “Tenemos previsto garantizar un nuevo intento el lunes, alrededor de las 08H00-09H00” de Moscú (05H00-06H00 GMT), añadió.

“No hay ninguna amenaza para la Estación y su personal”, aseguró la Agencia Espacial rusa Roscosmos.

La retransmisión en directo del acoplamiento en el sitio internet de Roscosmos se interrumpió cuando Soyuz estaba a unos 100 metros de la estación.

Se trata de una nueva desilusión para el sector espacial ruso, que en los últimos años sufrió humillantes accidentes y escándalos de corrupción. En octubre pasado, un accidente ocurrido en un Soyuz minutos después de despegar obligó a los astronautas a bordo -el estadounidense Nick Hague y su colega ruso Alexéi Ovtchinin- a aterrizar de emergencia. Fue el primer fracaso en la historia de los vuelos tripulados de la ISS.

COMENTARIOS

COMENTARIOS

avatar
  Suscribirse  
Notificar de