Evo Morales volvió a cargar contra los legisladores bolivianos “sin dignidad” que se oponen a que se eternice en el poder.

El presidente boliviano consideró que el grupo de senadores y diputados que pidieron a Estados Unidos presionar ante la OEA para rechazar su postulación, prohibida por la Constitución del país, eran “vergonzosos” y se habían convertido en sus “mejores jefes de campaña”. Poco antes los había acusado de “traición a la Patria” y amenazado con el desafuero.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, aseguró el sábado que el Senado de los Estados Unidos y los legisladores opositores “vergonzosos” y “sin dignidad” se han convertido en sus “mejores jefes de campaña” en las polémicas elecciones de este año, en las que el líder buscará un cuarto mandato consecutivo a pesar de de las numerosas críticas recibidas ya que la Constitución lo prohíbe.

Morales hizo estas declaraciones en un acto de entrega de tractores a campesinos en Tarija, durante el cual aseguró que el Senado estadounidense, que la semana pasada emitió una resolución de ocho puntos en la que, entre otras cosas, exhorta al mandatario boliviano a respetar los “límites constitucionales en los mandatos presidenciales”, se oponía a su presidencia, como reportó el periódico La Razón.

Yo no sé si es vergonzoso, ellos sabrán, pero no podemos molestar y más bien debemos alegrarnos, ahora el Senado norteamericano con la derecha son nuestros jefes de campaña
Además, criticó a la “derecha parlamentaria” por “pedir a su patrón que intervenga”, luego de que unos 15 congresistas bolivianos de oposición solicitaron al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, “interceder” ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y naciones de la región, para evitar que Morales se postule a un cuarto mandato presidencial.

“Yo no sé si es vergonzoso, ellos sabrán, pero no podemos molestar y más bien debemos alegrarnos, ahora el Senado norteamericano con la derecha son nuestros jefes de campaña”, expresó Morales en su discurso, de acuerdo a La Razón.

“La derecha boliviana tiene miedo y ahora pide la intervención del presidente de Estados Unidos. Una vergüenza, imagínense, saben que vamos a ganar, pero como no pueden acuden a Trump, eso no se puede entender, pero es un derecho”, agregó.

Morales ha sido fuertemente criticado por la oposición dentro de Bolivia y por la comunidad internacional por su intento de postularse a un cuarto mandato consecutivo, a pesar de que le ley se lo impide expresamente y luego de que fracasara en 2016 un referéndum impulsado por su gobierno para intentar modificarla a su favor.

Desconociendo a la Constitución boliviana y a la expresión popular en las urnas, el mandatario fue finalmente habilitado para participar por el Tribunal Supremo de Bolivia, controlado por el oficialismo, aunque algunos aún esperan que esta decisión pueda ser revocada antes de las elecciones generales que tendrán lugar en octubre, y de esta esperanza es que surgen los pedidos del senado estadounidense y los legisladores opositores.

Nuestra República se encuentra hoy en peligro de subsistencia democrática desde su recuperación en el año 1982 debido a que el gobierno del Presidente Evo Morales dio un Golpe Judicial, en la búsqueda de perpetuarse en el poder atropellando nuestra Constitución Política del Estado y la Soberanía Popular
Estos grupo de senadores y diputados bolivianos pidieron a Trump que “tenga a bien interceder en América Latina y evitar que Evo Morales vuelva a postularse a la presidencia de Bolivia”, según una carta publicada el viernes por La Razón y fechada el 1 de abril.

También pidieron a Trump intervenir ante la OEA para que “se pronuncie ante la comunidad internacional y de esta manera se evite la consolidación de una dictadura totalitaria de Evo Morales Ayma en Bolivia”.

“Nos dirigimos a su autoridad, en nuestra condición de Senadores y Diputados del Parlamento Boliviano y Plataformas Ciudadanas, para solicitarle muy respetuosamente tenga a bien interceder en América Latina y evitar que Evo Morales vuelva a presentarse a la Presidencia de Bolivia”,, señala el texto firmado por Carmen Eva Gonzales, Norma Piérola, Susana Campos Elio, Amílcar Barra Cabero, Alain R. Claros, Roger Martínez, María Anelin Suárez, Cira Castro, Enrique Siles Montesinos, Agustín Condori, Yeimi Pena, Rodrigo Valdivia Gómez, María Eugenia Calcina Rivero, Reina Isabel Villca y Edgar Rendon.

Las Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia, aprobada en el 2009, establece claramente un mandato presidencial de cinco años con la posibilidad de una sola reelección de manera continua. Morales logró gobernar hasta la fecha durante tres mandatos, burlando la disposición, ya que cumplió el primero bajo la antigua Carta Magna y los siguientes dos de acuerdo al nuevo régimen.

Pero su postulación para un cuarto mandato ha sido casi imposible de sostener desde el punto de vista legal, y la persistencia del mandatario a pesar del revés en el referéndum ha generado una ola de preocupaciones por la amenaza de un creciente autoritarismo en Bolivia.

“Nuestra República se encuentra hoy en peligro de subsistencia democrática desde su recuperación en el año 1982 debido a que el gobierno del Presidente Evo Morales dio un Golpe Judicial, en la búsqueda de perpetuarse en el poder atropellando nuestra Constitución Política del Estado y la Soberanía Popular”, señala la carta presentada por los legisladores.

Más aún, Morales llamó a los parlamentarios leales a su propia fuerza, el Movimiento al Socialismo (MAS), a iniciar una investigación en la Comisión de Ética a los legisladores que la firmaron bajo la acusación de “traición a la patria”. La comisión, que responde al partido gobernante, le quitaría los fueros a los legisladores lo que los dejaría al desamparo ante una justicia que responde al régimen de La Paz.

Las elecciones presidenciales se realizarán en Bolivia el 20 de octubre de 2019. De acuerdo a las últimas encuestas, Evo Morales (MAS) y el ex presidente Carlos Mesa (CC) son hasta la fecha los dos candidatos preferidos. Pero con intenciones de voto cercanas al 30% en ambos casos, la dura contienda va en camino a una segunda vuelta, y el apoyo al actual presidente está lejos está de los niveles que supo lograr.

Comentarios