RIO DE JANEIRO.- Tras el mortal temporal de ayer, que provocó seis víctimas fatales, una nueva tragedia se abatió esta madrugada sobre Río de Janeiro: un incendio de grandes proporciones en el centro de entrenamiento del equipo de fútbol Flamengo dejó al menos 10 personas muertas y tres heridas.

El fuego comenzó alrededor de las 5 de la mañana en uno de los edificios de alojamiento de los jugadores juveniles del club, en el Centro de Entrenamiento Presidente George Helal, más conocido como “Nido del Urubú”, en el barrio de Vargem Grande, zona oeste de Río, según informó el vocero del Cuerpo de Bomberos, Douglas Henaut. En las instalaciones devastadas dormían atletas de entre 14 y 17 años; de los diez muertos, seis eran miembros del equipo juvenil -dos de ellos en período de pruebas- y los otros cuatro empleados del club.

Tres personas heridas fueron trasladadas al hospital municipal Lourenço Jorge, en el barrio de Barra de Tijuca, y de acuerdo a los médicos, una de ellas se encuentra en grave estado.

Varios equipos de bomberos fueron necesarios para aplacar las llamas en el centro de entrenamiento, y luego de dos horas y media el fuego fue controlado. Todavía no hay información sobre las causas del incendio.

Construido en 2014, el Centro de Entrenamiento Presidente George Helal es considerado uno de los más modernos de América Latina y uno de los mayores del mundo. Está dividido en dos módulos, uno para los jugadores profesionales y otro para los de los más jóvenes; cuenta con cinco canchas, un espacio especial para el entrenamiento de arqueros, gimnasio, parque acuático, edificios de alojamiento y otras estructuras menores.

El Flamengo tiene su sede central en el barrio de Gávea, frente a la Laguna Rodrigo de Freitas, en la zona sur de Río. Tanto esa área como la zona oeste de la ciudad fueron de las más afectadas por el fortísimo temporal que azotó la ciudad entre la noche del miércoles y ayer a la madrugada. Además de ocasionar la muerte de seis personas por deslizamientos de tierra, la intensa lluvia y los vientos de hasta 110 kms por hora generaron un gran caos en Río, con inundaciones, calles bloqueadas por las caídas de unos 170 árboles, cortes de energía eléctrica y en el suministro de agua, así como la interrupción de los servicios de transporte público.

Según indicaron fuentes del club, como consecuencia del temporal, el complejo deportivo en Vargem Grande había quedado sin electricidad y sin agua, por lo que los entrenamientos de hoy habían sido ya cancelados ayer y se había liberado a los jugadores jóvenes que viven en Río a dormir en sus casas. Solo pasaron la noche en las instalaciones los adolescentes oriundos de otros lugares.

En medio de numerosas muestras de pésame por la desgracia, ya se canceló el partido que este sábado jugaría el Flamengo contra el Fluminense -uno de los enfrentamientos más clásicos del fútbol brasileño- en el estadio del Maracaná, como parte del Campeonato Carioca.

El incendio del centro de entrenamiento del Flamengo se convirtió así en la tercera gran tragedia humana que golpea a Brasil en lo que va del año, luego del fatal temporal en Río y del colapso de una represa de desechos mineros en Brumadinho, Minas Gerais, donde hubo 157 muertos confirmados y todavía permanecen desaparecidas bajo el barro 182 personas.

COMENTARIOS