El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, criticó al “gobierno socialista” de su par argentino, Alberto Fernández, por una reciente medida que impone la doble indemnización para los despidos, al tiempo que defendió la flexibilización de las leyes laborales en su propio país, uno de sus pilares de campaña, en una entrevista publicada el lunes en redes sociales.

“En Argentina duplicaron el valor de la multa [de indemnización] con el nuevo gobierno socialista que asumió”, comenzó diciendo el mandatario, en diálogo con el pastor evangelista Silas Malafaia en una entrevista distribuida en YouTube, y en referencia a Fernández, que llegó al poder el 10 de diciembre de 2019.

“No se puede despedir a nadie, entonces mi empresa quiebra pero no puedo despedir a nadie. No va dar empleo a nadie. Eso es una realidad”, argumentó Bolsonaro.

El presidente también aseguró que en Brasil existen “muchos derechos y poco trabajo”, una frase que suele repetir, y consideró ante Malafaia, uno de sus principales aliados, que prefiere “tener menos derechos y más empleo”, a pesar de que la ley de flexibilización laboral fue aprobada en el país en 2017 y durante el gobierno de su predecesor, Michel Temer.

Para el presidente electo en 2018, sin embargo, esto ha sido insuficiente.

El desempleo en Brasil registró en el cuarto trimestre de 2019 su tercera caída consecutiva, situándose en el 11%, frente al 11,6% de fines de 2018, de acuerdo a datos publicados el viernes por el instituto oficial de estadísticas IBGE.

Se trata del menor índice de paro desde marzo de 2016 (10,9%), pero ha sido respaldado por un auge del empleo informal, tanto en lo referido a trabajadores sin contrato como por cuenta propia.

Mientras que en Argentina la tasa de desempleo se ubicó en el 9,7% en el tercer trimestre de 2019 frente al 9% registrado en el mismo período del año anterior, con expectativas de que alcance el 11% a finales de 2020.

A contramano de la flexibilización encarada en Brasil, el gobierno argentino estableció por decreto en diciembre la doble indemnización en caso de “despidos sin justa causa” y “ante la necesidad de detener el agravamiento de la crisis laboral”, por un plazo de 180 días.

No es la primera diferencia esencial manifestada entre Bolsonaro y Fernández, líderes opuestos ideológicamente que han intercambiado críticas personales y que mantienen una relación hasta el momento difícil por sus discrepancias en torno al Mercosur y la situación en Venezuela y Bolivia, entre otras cuestiones.

En intento de limar asperezas entre los dos países más grandes de América del Sur, y socios históricos en Mercosur, el canciller argentino, Felipe Solá, viajará el 12 de febrero a Brasilia para mantener una reunión con su par brasileño, Ernesto Araújo.

COMENTARIOS

avatar
  Suscribirse  
Notificar de