La diseñadora conoció al astro del fútbol en pleno éxito de las Spice Girls y en pareja con otro hombre. Su representante quería manejar la relación y le impedía verlo. Los enredos detrás de la historia de amor que nació en 1999 y hoy es una marca exitosa que vale millones.

El romance de Victoria Adams y David Beckham comenzó con citas en estacionamientos y en hoteles antes de que se convirtieran en la famosa pareja que hoy todos conocen. En su autobiografía, Learning To Fly, la diseñadora habla sobre el inicio de su historia de amor con el ex jugador inglés y en cómo trató desesperadamente de mantener la relación en secreto de su familia y del representante de las Spice Girls, Simon Fuller.

Semanas después del flechazo entre David y Victoria, la “Posh Spice” tuvo que dejar a su novio de ese momento, Stuart Bilton, para comenzar una relación con él y afirmó que Fuller estaba desesperado por controlar su incipiente vínculo con el astro del Manchester United.

Su representante incluso arregló todo para que ella y el futbolista finalmente consumaran su relación, algo que a Victoria la incomodó, según dice en sus memorias. “Unas semanas después de que David y yo nos conociéramos, Simon sugirió nos fuéramos por unos días a un hotel que conocía en Italia de incógnito”, recordó. “Básicamente estaba organizando el primer lugar donde deberíamos tener sexo”. añadió.

En cambio, la pareja hizo planes secretos a la espalda de Simon para encontrarse en un hotel de Londres. David la recogió del hotel y la llevó de regreso a su casa, a pesar de las advertencias de Simon de que necesitaba quedarse con el resto de la banda. Pero, negándose a ser tratada como una adolescente con un toque de queda, Victoria decidió pasar la noche con David y regresó a la madrugada al hotel así podía fingir que había estado allí todo el tiempo.

La noche siguiente, David apareció en la alfombra roja del concierto de Price’s Trust con un traje Gucci que Victoria le había comprado en secreto.

Su relación se hizo pública rápidamente, a pesar de los intentos de Simon, y David le propuso matrimonio con un costoso anillo de compromiso Tiffany seis meses después.

“No me atreví a decirle nada a nadie. Todavía estaba aterrorizada por lo que Simon diría. Bueno, sabía lo que Simon diría: se volvería loco”, escribió. “Solía repetir una y otra vez que un hombre dividiría a las Spice Girls. La verdad es que temía lo que podía hacer. Tenía tanto poder que podría hacerme aún más difícil ver a David”.

La prensa se enteró del compromiso, pero las noticias sobre ellos quedó fuera de las portadas de los medios tras la impactante muerte de la princesa Diana en 13 de agosto de 1997.

La pareja se casó en una lujosa ceremonia en un castillo en Irlanda en julio de 1999. Hoy su matrimonio es una marca que vale millones y son padres de cuatro hijos: Brooklyn, Romeo y Cruz, y Harper.

Comentarios