Juan Guaidó fue elegido presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela en una sesión en la que declararán ilegítimo a Nicolás Maduro.

El Parlamento rotulará al jefe de Estado como “usurpador” un día después de que el Grupo de Lima, apoyado por Estados Unidos, exhortara al mandatario a no juramentarse y ceder el poder al Legislativo

El Parlamento venezolano, controlado por la oposición, se dispone a declarar este sábado ilegítimo el nuevo mandato de Nicolás Maduro, que arrancará el próximo jueves.

El diputado Juan Guaidó, de Voluntad Popular (el partido de Leopoldo López), fue elegido presidente de la Asamblea Nacional; Edgar Zambrano, primer vicepresidente; y Stalin González, segundo vicepresidente.

“Es un momento oscuro pero de tránsito hacia la democracia. Estamos aquí para cumplir con el mandato que nos dieron”, comenzó su discurso Guaidó.

“Nos mantenemos en pie como poder legítimo y eso es una victoria para Venezuela. Es un 2019 que comienza cargado de retos. En el último año, Maduro y su gobierno desmantelaron el estado de derecho”, expresó.

Y agregó: “El régimen no tiene intención alguna de rectificar, juegan con el tiempo y con la verdad para aparentar la búsqueda de una solución a la crisis ante sus pocos amigos y prestamistas”.

“Me niego a rendirme. No nos vamos a rendir pueblo de Venezuela. Cuenten con nosotros”, resaltó ante los aplausos del recinto.

“Este año nuevo arrancó con silencio y tristeza por la ausencia de quienes emigraron, por los más de 27.000 venezolanos que perdieron la vida a causa de la inseguridad, y por aquellos que fueron asesinados al protestar contra la dictadura”, comentó.

“Estamos en dictadura. Tenemos que reconocer que enfrentamos a un sistema miserable”, indicó.

Horas antes de la sesión que dio inicio a la legislatura, diputados opositores denunciaron el hallazgo de una granada fragmentaria a las puertas del salón de debates.

El artefacto fue encontrado por militares y retirado por el servicio de inteligencia, dijo el diputado Luis Silva, mientras su colega Delsa Solórzano lo consideró una “amenaza” y acusó a los uniformados de su colocación.

La Asamblea Nacional rotulará a Maduro como “usurpador” un día después de que el Grupo de Lima, apoyado por Estados Unidos, exhortara al mandatario a no juramentarse y ceder el poder al Legislativo hasta que se realicen elecciones libres.

Caracas acusó a Canadá y a los otros 12 países latinoamericanos del grupo que formularon el pedido de “alentar un golpe de Estado” por instrucciones de Washington.

El gobierno izquierdista de México se apartó de la declaración, que desconoce la legitimidad del nuevo período de Maduro (2019-2025).

“Estamos ante un hombre que se robó una elección (…), no vamos a tener más que un usurpador. No podemos reconocer a Maduro como presidente”, dijo Solórzano.

Maduro, de 56 años, fue reelegido el pasado 20 de mayo en comicios anticipados por la Asamblea Constituyente, órgano oficialista de poder absoluto que en la práctica sustituyó al Legislativo, único ente que controla la oposición.

Denunciando un “fraude” para perpetuar al gobernante socialista, los principales partidos opositores boicotearon las elecciones, si bien sus mayores figuras estaban inhabilitadas o encarceladas.

Solo un rival de peso, el disidente chavista Henri Falcón, desafió a Maduro, ahondando las divisiones entre los oponentes de Maduro, cuya reelección también desconoció la Unión Europea.

Comentarios