La declaración que Sol Martínez prestó ante el Tribunal Oral de Gualeguaychú brindó detalles íntimos de quien fue su amiga hasta el día del asesinato de Fernando Pastorizzo.

La testigo confesó haberle pegado “una piña” a la víctima en el boliche “Bikini” durante la última Navidad, pero aseguró no haberlo agredido junto a Nahir Galarza en la casa de la imputada.

La joven de 19 años, compañera de la escuela secundaria de Nahir Galarza y del grupo con quien salía los fines de semana, relató todo lo que sabía desde la cuestionada noche hasta su distanciamiento tras el crimen.

La defensa comenzó a interrogarla acerca de la relación que mantenía con Fernando Pastorizzo y contó que Nahir tenía relaciones paralelas con otros jóvenes, incluso con un amigo de la víctima que no se animó a nombrar.

La propia defensa expone la vida íntima de la acusada está para derribar el agravante de la imputación y con ello lograr una baja en la futura condena. Nahir Galarza está imputada de homicidio doblemente calificado por el abuso de armas y por la relación de pareja, pero si ese vínculo que los unía se muestra débil, la acusación pierde peso.

Para ello la defensa trabajó, sin tapujos, en que la testigo detallara acerca de la existencia de otros hombres en su vida. Incluso se mencionó que mantuvo encuentros sexuales con un profesor con el que cursó el último año la carrera de Abogacía.

Incluso mencionó que había tenido un atraso en su periodo menstrual por una relación con un joven de nombre Joaquín y que tres meses antes del crimen había iniciado una relación con otro joven de nombre Rafael.

Comentarios