Una mujer de 46 años apodada “La Madrina”, que lideraba una red de prostitución y una cocina de droga y que operaba en La Matanza y en Capital Federal, fue detenidas con otras dos personas luego de una serie de allanamientos, según se informó desde el Gobierno bonaerense.

Los tres operativos a cargo de la Dirección de Investigaciones contra el Crimen Organizado (División Trata de Personas) se llevaron a cabo en un domicilio de avenida San Martín al 1400, de Ramos Mejía, otro de calle Pozos al 150 de Lomas del Mirador y en Homero al 2300 de Capital Federal.

Según indicaron las autoridades, “La Madrina”, junto a otra mujer alias “La Chilly”, de 38 años, y un hombre que actuaba de patovica, se dedicaba a explotar sexualmente a mujeres en lugares privados de La Matanza y en Capital Federal y que las ofrecían a través de páginas de internet (no se informaron cuáles), donde las mostraban semidesnudas y en condiciones de vulnerabilidad.

Además, en el domicilio de Ramos Mejía, los acusados habían montado una “cocina” de droga, principalmente de cocaína, “ya que, además de los servicios sexuales, los criminales se dedicaban a la venta de estupefacientes”, se informó.

“Camisas” y “pantalones”

La investigación surgió que a los clientes les ofrecían un “combo” que incluía servicios de acompañante y cocaína o marihuana.

Para ofrecer los servicios, hablaban con códigos vía telefónica. En caso que el cliente quisiese servicio sexual y cocaína, se hablaba de comprar “camisas”. En cambio, si deseaba el servicio de acompañante con marihuana, se referían a comprar “pantalones”.

El prostíbulo funcionaba las 24 horas del días los siete días y las explotadoras arengaban a las mujeres para un mejor rendimiento con carteles que rezaban: la que mejor trabaje y cumpla horario tendrá un premio de 5.000 pesos más un regalo “bien copado”.

Tras la investigación, que incluyó la intervención de líneas telefónicas, vigilancia encubierta, toma de placas fotográficas y filmaciones, los efectivos lograron identificar a los acusados y montaron los operativos que posibilitaron las capturas y el rescate de las víctimas.

En el domicilio de Lomas del Mirador los investigadores hallaron una “cocina” de cocaína, donde había elementos para la preparación y confección de la droga.

Producto de los operativos, la Policía secuestró casi tres kilos de cocaína, una escopeta calibre 16 con 17 cartuchos del mismo calibre, telefonía celular, 300 profilácticos, bebidas alcohólicas, dinero en efectivo y documentación de interés para la causa.

Además se hallaron una botella de acetona, una botella de éter, un tarro de lidocaína, un tarro de cafeína, 30 sobrecitos de ácido bórico, dos balanzas de precisión y un colador con vestigios.

La causa, caratulada como “promoción y facilitación de la prostitución ley 26.842 e infracción a la ley 23.737”, quedó a cargo de la Ayudantía Fiscal de Delitos Conexos a la trata de Personas, Pornografía infantil y Grooming, a cargo de Amalia Córdoba.

Comentarios