Miles de personas colmaron el teatro para disfrutar a pleno al rockero y su espectáculo “La torre de Tesla”. Fotos y videos, en la nota.

Charly García presentó el lunes por la noche en el teatro Gran Rex su espectáculo “La torre de Tesla”, una suerte de segunda función del show ofrecido en febrero pasado en el teatro Coliseo, en un concierto de características similares, aunque con algunas leves variantes en el repertorio y en el desempeño de la banda que permitieron una versión mejorada respecto a esa primera entrega.

El artista mostró un soberbio repertorio con el rescate de algunas joyas de su catálogo y una performance personal, y a nivel grupal, menos prolija pero más suelta que la mostrada en febrero, con lo que el concierto ganó en intensidad y sorpresa, un terreno en el que el artista del bigote bicolor se mueve con comodidad.

Incluso, el músico pareció mucho más comunicativo y con algunas muestras de su particular chispa, lo cual también derivó en una gran interacción con la devoción del público que colmó el teatro y celebró cada canción y cada movimiento del protagonista.

Además del rescate de clásicos de su repertorio, la noche contó con otra gran sorpresa que fue la presencia del legendario Billy Bond, su gran mentor en los inicios de su carrera, como invitado especial, quien rompió un silencio de décadas de los escenarios porteños para interpretar junto a García la casi incunable “Loco, no te sobra una moneda”.

Entre los temas que formaron parte del listado de canciones se destacaron los ya infaltables “Cerca de la revolución”, “Fanky”, “Rezo por vos”, “Me siento mucho mejor”, “Demoliendo hoteles”, “Los dinosaurios” y “Pecado mortal”; y el rescate de joyas como “No soy un extraño”, “Reloj de plastilina”, “Fax U”, “Promesas sobre el bidet”, “Yendo de la cama al living” e “Instituciones”, composición de Sui Generis y única pieza que no forma parte de su etapa solista.

También echó mano a algunas canciones de “Random”, su último disco, como “La máquina de ser feliz”, “Otro”, “Rivalidad” y “Lluvia”, las cuales ya fueron incorporadas por el público como clásicos de Charly; y temas de “Kill Gil”, como “King Kong”, “In the city that never sleeps” y “No importa”, las únicas que paradójicamente no son tan reconocidas por la gente.

García volvió a estar acompañado por el tecladista Fabián “El Zorrito” Quintiero; la corista Rosario Ortega; y los chilenos Toño Silva, en batería; Carlos González, en bajo; y Kuige Hayashida, en guitarra, quien se destacó a nivel solista con varios solos y pareciera ser el más beneficiado con la mayor libertad que encontró la banda en este concierto.

Comentarios